Menú
Santiago Navajas
Santiago Navajas

El 'Glossarium' de Schmitt, jurista de Hitler

Schmitt era un hombre incandescente habitando una casa en llamas.

Santiago Navajas
0
Schmitt era un hombre incandescente habitando una casa en llamas.
El Paseo

En 1962 se celebró un homenaje de personalidades e intelectuales franquistas, de Serrano Súñer a Manuel Fraga, a Carl Schmitt, el jurista por antonomasia de Hitler. Sumido en un proceso de desnazificación que lo tenía sumido en las tinieblas del oprobio, incluso más que Heidegger y a años luz de Jünger (que siempre supo nadar y guardar la ropa, por muy revoltosos que viniesen los torrentes de acero), Schmitt consideraba que la España de Franco era el "último asilo del pensamiento europeo en un tiempo de suicidio europeo". La reserva espiritual de Occidente, que se decía por aquí.

Se acaba de publicar de Schmitt Glossarium, sus notas privadas previas a dicho encuentro; "Anotaciones desde 1947 hasta 1958", un monumento filosófico, una obra maestra literaria, un prodigio de diario intelectual, un testimonio volcánico. Viejo pero combativo, exiliado interior y rencoroso, derrotado total pero como Sísifo incansable, Schmitt no se arredra y subido a la chepa de sus gigantes favoritos, de Thomas Hobbes a Donoso Cortés, sigue clamando, católico infernal:

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO