Menú

La educación como tómbola

La única forma de elevar automáticamente el nivel en toda España pasaría por pruebas de carácter nacional: las célebres reválidas que propuso el satanizado ministro Wert.

0
EFE

El último escándalo educativo en Andalucía ha consistido en cómo se ha otorgado el título de la ESO a alumnos que han suspendido incluso dos asignaturas. El Gobierno central del PP ha hecho una modificación en la ley según la cual los alumnos con una evaluación negativa en dos materias –salvo que sean simultáneamente Lengua y Matemática– pueden obtener el título de la ESO si el equipo docente considera que han alcanzado los objetivos de la etapa. Ni corta ni perezosa, la socialista Junta de Andalucía ha interpretado que no hay que esperar a septiembre para que los alumnos con dos suspensos puedan titularse si así lo deciden los equipos educativos.

De resultas de lo cual, en Andalucía hay alumnos con dos materias suspensas pero con un flamante título de la ESO ya en su poder, mientras que otros tendrán que esperar a septiembre. Además, la consideración sobre la competencia del equipo docente es una trampa ya que, de facto, si se diesen casos en que unos alumnos se titulasen y otros no, automáticamente se producirían reclamaciones por parte de los damnificados, y los profesores tienen la percepción de que la burocracia tenderá a titular automáticamente a los alumnos que lo reclamen.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO