Menú

Escohotado, entre la trinchera y la emboscadura

Es importante que una voz como la de Escohotado pueda escucharse en una región como Andalucía, dominada por el pensamiento único y el lenguaje políticamente correcto.

0
Antonio Escohotado | David Alonso Rincón

El Club de los Viernes y el Círculo Bastiat me invitaron a dialogar con Antonio Escohotado sobre "los enemigos de la libertad". En Sevilla, donde la lluvia es una maravilla, la cerveza Cruzcampo es omnipresente y, aunque hay elecciones periódicamente, lo cierto es que hay un régimen de partido único. Lo llaman democracia pero igual podrían denominarlo Feria de Abril Permanente. Aunque las cámaras están enfocadas en Cataluña, Andalucía es el otro gran foco de corrupción y caciquismo del sistema autonómico español. Cada uno habla de la feria como le va en ella y de la andaluza suelen hablar siempre los mismos, los parásitos del presupuesto público, por tierra, mar y los infinitos tentáculos audiovisuales de Canal Sur.

Por eso resulta tan importante que una voz con tanta pasión, erudición y autoridad como la de Escohotado pueda escucharse en una región dominada más que ninguna por el pensamiento único, el lenguaje políticamente correcto y un monopolio del poder que los socialistas llevan detentando desde el inicio de la democracia ininterrumpidamente, sin que haya ningún atisbo de que el cortijo del PSOE, una mezcla de mafia y secta, tenga fecha de caducidad. En (el) Sevilla también jugó Héctor Scotta, un fantástico jugador argentino que todavía tiene el récord absoluto de goles en una sola temporada en su país. A Escohotado lo llaman en la intimidad "Escota" y no cabe duda de que con su trilogía sobre Los enemigos del comercio tiene el récord absoluto de análisis lúcido y fulgurante sobre el movimiento en contra de la libertad.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO