Menú

¿Violencia? ¿Qué violencia?

Solo desde la experiencia propia podrán comprender los tullidos conceptuales alemanes la amenaza nacionalista.

0
La ministra de Justicia federal, Katarina Barley | Cordon Press

En Canarias, un jurado popular ha condenado a un hombre que mató en defensa propia a un atracador que, enmascarado y armado con un palo y una pistola, entró en su casa para robar y estaba torturando a su mujer. En Alemania, un juez ha liberado a un golpista catalán que ha llevado al país que gobernaba al borde de la guerra civil. El jurado canario argumenta que el hombre debería haber intentado otras opciones contra el asaltante de su hogar. El juez alemán sostiene que la violencia empleada por los golpistas no era suficientemente fuerte como para poner en peligro las instituciones democráticas españolas.

Si esto fuera un capítulo de Black Mirror, todos los miembros del jurado canario se verían sometidos al asalto brutal de sus casas para comprobar cómo hubiesen reaccionado en una situación similar a la del hombre al que han condenado. Y el juez alemán, así como la ministra socialista de Justicia que lo ha apoyado, vivirían una situación de insurrección popular en Baviera, semejante a la de Cataluña, para testar cómo respondería el Estado alemán cuando el Gobierno de una de sus regiones plantease la independencia de facto destrozando coches de la Bundespolizei, atacando las sedes de los partidos federales y acosando a los bávaros leales a Alemania, a la República y a su Constitución.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO