Menú
Santiago Navajas

Pablo Iglesias y la abuela nazi

La verdad nos hará libres, no la censura. Porque el respeto a la libertad de expresión se templa precisamente con personajes tan siniestros como Ursula Haverbeck y Pablo Iglesias.

Santiago Navajas
0
La verdad nos hará libres, no la censura. Porque el respeto a la libertad de expresión se templa precisamente con personajes tan siniestros como Ursula Haverbeck y Pablo Iglesias.
Pablo Iglesias y Ursula Haverbeck | Agencias

En Alemania han metido en la cárcel a una peligrosa guerrera de la justicia social, a una mujer que se ha revelado una activista imbatible a favor de lo que considera justo, en lucha por cambios sociales y políticos para construir una sociedad mejor. Destaca sobre todo por su radicalismo ecologista. Su única arma ha sido la palabra, con la que ha fustigado incansablemente los dogmas culturales de nuestro tiempo. Leo a uno de sus seguidores ("Antisionista. Republicano. Ateo. Socialista. Nacionalista") protestar en Twitter "porque decir la verdad en un mundo de mentiras es un acto revolucionario".

Sin embargo, las feministas de guardia en la garita de la protesta por la vulneración de los derechos de la mujer dentro de un sistema patriarcal no han dicho en esta ocasión ni una palabra. Y mucho menos las organizaciones que más se caracterizan por presuntamente defender los derechos de los perseguidos en razón de sus ideas, véase Amnistía Internacional. Greenpeace no ha colgado pancartas en centrales nucleares exigiendo la liberación de una ecologista de pro como ella. Ni Meryl Streep, ni Natalie Portman, ni Barack Obama Obama ni Michael Moore han dicho esta boca es mía y que me la partan por defender a esta mujer que va a dar a sus 89 años con los huesos en la cárcel por no plegarse a los "ídolos de la tribu", como los caracterizaba Francis Bacon.

La solución al enigma es que esta mujer, esta activista política, esta guerrera social es nazi y defiende que los campos de exterminio no existieron. ¿Y cuál es el problema desde el punto de vista de la libertad de expresión? En España, por ejemplo, no hay ningún problema en que los marxistas-leninistas argumenten que la revolución soviética que acabó con la incipiente democracia liberal rusa es un "paradigma de acción política". Y Pablo Iglesias ha defendido el "genio bolchevique" como "la llave política para abrir las puertas de la Historia". Es decir, que la violencia, el asesinato, el golpe de Estado y el genocidio de clase le parecen al dirigente comunista herramientas válidas para desarrollar estrategias políticas.

Para Ursula Haverbeck, la abuela nazi, Hitler es un genio de la conquista del poder político del mismo modo que lo es Lenin para Iglesias. ¿Tienen ambos el derecho a decirlo? En una sociedad liberal, sí. La mentira y el odio pueden ser expresados, por mucho que nos repugnen. Nuestro deber consiste en combatirlos desde el punto de vista de la ciencia y la democracia, no en reprimirlos. La verdad nos hará libres, no la censura. Porque el respeto a la libertad de expresión se templa precisamente con personajes tan siniestros como Ursula Haverbeck y Pablo Iglesias. Cada vez que se encarcelan opiniones políticas, científicas o artísticas se está reduciendo el ámbito de la libertad de expresión, únicamente limitada por la calumnia y la amenaza. Defender a Haverbeck o a Iglesias significa defendernos a nosotros mismos, porque en la siguiente arremetida contra la libertad de expresión puede ser, estimado lector, que seamos nosotros lo que nos quedemos fuera del ámbito de protección y dentro de una prisión. La duda es si entonces el carcelero tendrá más bien la apariencia de una dulce ancianita o de un carismático mesías.

0
comentarios