Menú

Spencer Tracy contra la impunidad

Lo que nos piden el Gobierno Sánchez y la intelectualidad de izquierdas es que volvamos la cabeza ante la intimidación, el acoso y la vulneración de los derechos civiles por parte de los nacionalistas golpistas.

0
Meritxell Batet | EFE

Un grupo de filósofos y juristas de tendencia izquierdista ha pedido en un manifiesto que se reforme la Constitución y que haya acuerdos con los nacionalistas para que se pueda realizar un "relato" en el que no haya "ni vencedores ni vencidos". La misma expresión, "ni vencedores ni vencidos", ha empleado Meritxell Batet, la ministra catalanista de Pedro Sánchez para los asuntos catalanes.

Aunque suele plantearse como una situación de equidistancia, en realidad lo que se quiere decir con dicho cliché es que los que debieran ser los vencidos se han de convertir en los vencedores. Si hubiese un Estado de Derecho firme y convencido de su legitimidad, los vencidos deberían ser los terroristas y los golpistas. Lo que pasa es que han sido elevados, por obra y gracia de la empatía izquierdista, a estadistas y hombres de paz. Y es que nos enfrentamos a un par de problemas. En primer lugar, detrás de los Otegi y Puigdemont hay una gran parte de la población que los apoya y siente simpatía tanto ellos. En segundo lugar, tanto el nacionalismo como el socialismo son ideologías que justifican sus delitos. Ideologías que se consideran inmunes a la crítica e impunes ante el Derecho.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO