Menú

Pablo Casado y Hayek

Que nadie en el PP olvide que, en el sintagma 'liberal-conservador', el primer elemento prima sobre el segundo.

0

La victoria de Pablo Casado es la mejor noticia para los que nos tomamos la política en serio. Con el nuevo presidente del PP se culmina un cambio generacional en España que ha eliminado a los tecnócratas y puesto en su lugar a los ideólogos. Porque Pablo Iglesias y Albert Rivera eran capaces de mantener un diálogo en el que las ideas de fuste fuesen más importantes que las consignas vacías. En el que los nombres de Gramsci y Kant salieran en un debate sobre derechos fundamentales y límites del Estado. Casado sumará a ese debate los nombres de Hayek y Adam Smith (Liberales, 3 - Comunistas, 1). Que un político del PP no solo no abjure del gran pensador austríaco, como hicieron otros, sino que lo reivindique como su referente fundamental es algo que confortará a los liberal-conservadores que durante el largo desierto intelectual que han padecido, con un liderazgo inane en lo filosófico, regresivo en lo económico y rendido en lo cultural, se han visto tratados poco menos que como leprosos ideológicos tanto por la tropa facha como por la jauría progre que los tachaba, haciendo pinza paternalista e intervencionista, de "neoliberales".

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO