Menú
Santiago Navajas

Rivera ya no es Churchill

En Ciudadanos han sido incapaces de hacer frente a las presiones mediáticas y de librar la guerra cultural que ha desatado el lobby del feminismo de izquierda y el socialismo de la identidad.

Santiago Navajas
0
Santiago Navajas - Rivera ya no es Churchill

En la película El instante más oscuro se relata el momento más terrible de la historia de Gran Bretaña. Hitler había comenzado la invasión de toda Europa y parecía que nada ni nadie podía pararlo. En el Parlamento británico, el conservador Neville Chamberlain tuvo que dimitir tras su fracasado intento de apaciguar al Führer. Todo el mundo quería que le sucediera Lord Halifax, delfín de Chamberlain y amigo personal de Jorge VI. Pero Halifax no se veía de protagonista y dejó paso al segundo de la lista, un político al que nadie quería –lo tachaban entonces de narcisista, alcohólico, aventurero… como hoy lo acusan de racista, colonialista, imperialista...– pero que fue el único que insistió en que buscar un pacto con Hitler era peor que un crimen, un error: un tal Winston Churchill.

Sin embargo, y a la espalda de Churchill, Chamberlain y Halifax seguían tramando para llegar a un acuerdo con Hitler vía Mussolini. Churchill quería ganar la guerra; Chamberlain y Wood luchaban para alcanzar la paz. Los tres eran buenos hombres con grandes ideales. Sin embargo, diferían en los medios para conseguir un fin idéntico: la salvaguarda del Reino Unido. Mientras Churchill creía que merecía la pena arriesgarse a perder la guerra, porque un acuerdo con Hitler significaría la derrota de los valores superiores de la libertad y la justicia, Chamberlain y Halifax creían que la ignominia de llegar a un acuerdo con Hitler estaba justificado en aras del bien superior de la paz.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO