Menú

Jesús Vidal: "A mí sí me gustaría tener un hijo como yo"

Muchas de las féminas que hubieron de retocar su humedecido rímel después del discurso de Vidal habrían impedido su existencia.

0
Jesús Vidal recoge su Goya | EFE

Con paso presuroso y algo inseguro, Jesús Vidal, abrazado al bronce goyesco, se acercó al micrófono, tocó el soporte con sus dedos y comenzó su discurso con la mayor elegancia: felicitando al resto de nominados. Después, el actor leonés, que con el 10% de visión del que dispone en uno de sus ojos apenas pudo vislumbrar al público que llenaba el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla para celebrar la gala de los Premios Goya, comenzó a desgranar sus agradecimientos. No hubo en sus palabras el habitual victimismo gremialista que ya dio sus frutos en forma de rebaja del IVA para el ramo cinematográfico, tampoco moralinas adscritas a una tan viscosa como imprecisa idea de izquierda política, fideísmo obligatorio para todo aquel que quiera ganarse los garbanzos tras una claqueta. Antes de retirarse con el busto en sus manos, el premio Goya al actor revelación arrancó aplausos y lágrimas a los asistentes con frases como la que sigue: "A mí sí me gustaría tener un hijo como yo, porque tengo unos padres como vosotros", en referencia a su madre, a quien atribuyó su pasión por la dramaturgia, y a don José Vidal Conde, su fallecido padre.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO