Menú
Santiago Navajas

El cristiano, el ateo, los gays y el rugby

Tenemos que vigilar el autoritarismo del Estado, pero también la tiranía de la masa.

Santiago Navajas
0
Tenemos que vigilar el autoritarismo del Estado, pero también la tiranía de la masa.
Israel Folau | EFE

Israel Folau es un buen jugador de rugby con malas opiniones morales. Bueno, según él son estupendas. El hombre jugaba en la liga australiana. Y digo que jugaba, en pasado, porque ha sido despedido por sus ideas religiosas. A Folau no le gustan los homosexuales ni los transexuales. A San Pablo tampoco le hacían mucha gracia. El misionero judeocristiano escribió en la Primera Carta a los Corintios: "¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? No os engañéis. Ni los impuros, idólatras, adúlteros, afeminados, homosexuales, ni los ladrones, avaros, borrachos, ni los maldicientes ni los rapaces heredarán el Reino de Dios". También se puede consultar Romanos 1,26-27. En el Antiguo Testamento (Levítico 20:13) se especifica qué hacer con los gays:

En Australia y el mundo occidental, las cosas van mucho mejor para los gays que en tiempos de las antiguas tribus de Israel o las primeras comunidades cristianas. Sin embargo, la libertad de expresión y pensamiento está en retroceso. Al menos es lo que piensa Peter Singer, profesor de Ética de Princeton, famoso por sus radicales puntos de vista sobre el aborto, por ejemplo, ya que ha defendido incluso alguna forma de infanticidio. Es decir, que Singer no es el filósofo favorito en el Vaticano. Pero ello no es óbice para que haya criticado el despido del jugador homófobo por sus opiniones cristianas.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO