Menú
Iván Vélez

Corrompida Universidad catalana

La cúspide del sistema universitario catalán está constituida por solemnes comisarios que velan por la estricta observancia de los preceptos hispanófobos.

Iván Vélez
0
La cúspide del sistema universitario catalán está constituida por solemnes comisarios que velan por la estricta observancia de los preceptos hispanófobos.
Momentos de tensión entre los estudiantes de la Universidad Pompeu Fabra | EFE

En pleno bloqueo de las aulas por parte del sector secesionista estudiantil, los decanos catalanes han manifestado su voluntad de otorgar su particular bula académica a aquellos alumnos que hayan resultado detenidos u hospitalizados durante los disturbios que siguen produciéndose en los campus catalanes.

Según ha expresado tan magnífico colectivo, el importe de las matrículas será devuelto a aquellos heroicos alumnos que han visitado las dependencias judiciales por destacar violentamente en el curso de una huelga que cuestiona una sentencia judicial: la que ha condenado a los delincuentes que, regaladamente, todavía pernoctan en la prisión de Lledoners.

Las manifestaciones del decanato eran, no obstante, previsibles, pues muchos de estos adoradores del mito de la cultura han visto coronada de ese modo su trayectoria profesional, después de décadas de controladas acciones realizadas dentro de los estrechos márgenes delimitados por la Administración que hoy encabeza el racista Torra, diligente y tosca herramienta del fugado Puigdemont. Como es sabido, la cúspide del sistema universitario catalán, espejo en el que se miran todos aquellos que tratan de medrar en ese ambiente lazificado, está constituida por una suerte de solemnes comisarios que velan por la estricta observancia de los preceptos hispanófobos. Desde ese vértice hacia la base educativa se mueven multitud de diminutos meritorios, de egos envanecidos por las emanaciones del supremacismo.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO