Menú

Estamos en un proceso de depuración ideológica que haría las delicias de Lenin y Mao Zedong.

Santiago Navajas
0
Estamos en un proceso de depuración ideológica que haría las delicias de Lenin y Mao Zedong.
Noam Chomsky | Cordon Press

Lo mejor de la intelectualidad de izquierdas (Savater, por ejemplo), parte de la derecha (Luis Alberto de Cuenca, sin ir más lejos) y algún que otro liberal (Vargas Llosa) han firmado un manifiesto "contra la dictadura del pensamiento único". Lo paradójico es que comienzan proclamando lo obvio:

lo que ya de por sí es un indicio de que los inquisidores progresistas han ganado casi todo el espacio en ese campo de batalla en el que tendremos que plantarnos con un fusil de asalto para poder afirmar que la hierba es verde (parafraseando a Chesterton).

Incluso más que paradójico, podríamos concluir que sumarse a movimientos como MeToo o Black Lives Matter es todo lo contrario a luchar contra lacras como el sexismo y el racismo, porque son intrínsecamente movimientos de extrema izquierda, a los que Thomas Sowell ha retratado magistralmente:

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO