Menú
Santiago Navajas

La ministra de Educación que odia la educación

El socialismo supone en lo educativo la perversión del Estado de Bienestar liberal, destruyendo los fundamentos éticos de la educación.

Santiago Navajas
0
El socialismo supone en lo educativo la perversión del Estado de Bienestar liberal, destruyendo los fundamentos éticos de la educación.
Isabel Celaá, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. | EFE

El mayor peligro contra el sistema público educativo es el socialismo. La misión del Estado liberal es poner los medios necesarios para que las familias con menos recursos tengan las mismas oportunidades de prosperar. Recursos no sólo económicos sino también culturales y morales. Como subraya Daniel Markovits en su libro La trampa de la meritocracia, los ricos invierten muchísimo en sus hijos desde su más tierna infancia, pero lo fundamental no es la cantidad de dinero, sino los valores éticos propios del capitalismo: el trabajo duro, la disciplina organizativa, el respeto por la autoridad y el amor por el conocimiento. Nadie más estajanovista que un estudiante de clase media y alta en un sistema ético-capitalista.

Markovits modifica el esquema marxista que describe el capitalismo, según el cual la inversión de dinero lleva a la producción de bienes y esta a conseguir más dinero que se vuelve a invertir, sustituyendo la producción de bienes por la de educación. Sin embargo, ideólogos de izquierda como el propio Markovits o el filósofo Michael Sandel, en lugar de reivindicar un sistema público educativo a favor de la meritocracia y los valores que incorpora, cargan contra el mismo concepto, siguiendo la doctrina igualitarista que pretende rebajar a la élite en lugar de hacer, como defendía Ortega, que la masa se convierte ella misma en una clase que valore y reivindique el conocimiento, la cultura y la sabiduría.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO