Menú
Santiago Navajas

Democracia e IA para el siglo XXI

La enorme complejidad de una sociedad más poblada, más rica y más envejecida hará que el instrumento tecnológico sea cada vez más fundamental.

Santiago Navajas
0
La enorme complejidad de una sociedad más poblada, más rica y más envejecida hará que el instrumento tecnológico sea cada vez más fundamental.
Alamy

La democracia es la paradójica respuesta política al problema del conflicto entre dos pasiones sociales del ser humano en su empeño por reducir los motivos del miedo y ampliar la esfera de la libertad. Porque el miedo nos empuja a restringir la libertad, al tiempo que la libertad nos impulsa a vencer el miedo. Al igual que la democracia, las distintas religiones y las diversas artes han tratado igualmente de disminuir el miedo y ampliar la libertad. Pero, a diferencia de la religión, cuyo reino no es de este mundo, y del arte, cuya república supone la creación de un universo alternativo, el ámbito de la democracia es terrenal, prosaico, hic et nunc.

Durante el siglo XX estuvieron a punto de triunfar las versiones de democracia que combatían el miedo con el terror, eliminando de raíz la libertad. Sin embargo, en esta primera parte del siglo XXI el principal problema no proviene del conflicto entre diversas maneras de entender la democracia, sino del mismo acabamiento del proyecto democrático. Originariamente vinculada a la polis y el ágora, a la ciudadanía basada en la isonomía y la isegoría, la democracia halló su propio límite en una forma organizativa, el plebiscito directo ateniense, incompatible con la cada vez mayor extensión demográfica y complejidad organizativa de las provincias helenas. Alejandro Magno –y más tarde Julio César en Roma– mostró la inmadurez de su época para la democracia como gobierno basado en el pueblo, y la necesidad de desarrollar un gobierno de élites sustentado en el largo plazo que no tenía que ser mejor pero sí más estable (o menos caótico).

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO