Menú
Iván Vélez

Luz sefardí en Sofía

Fray Tomás de Torquemada se librará de la oleada iconoclasta y, en general, anticatólica, que ha dejado a su paso

Iván Vélez
0
Fray Tomás de Torquemada se librará de la oleada iconoclasta y, en general, anticatólica, que ha dejado a su paso
Sinagoga sefardí de Sofía | Wikipedia

Fray Tomás de Torquemada se librará de la oleada iconoclasta y, en general, anticatólica, que ha dejado a su paso pedestales que ya no sirven para sostener el bronce fundido en su día en honor de prohombres cuyas acciones no tienen encaje en una sociedad marcada por el más radical presentismo. La efigie del inquisidor general no caerá, pues su figura se ensombreció definitivamente en el siglo XIX, sin dejar huella iconográfica en los espacios públicos. Dos siglos después, el apellido del prior de Santa Cruz se ha convertido en un adjetivo que concentra una aplastante carga de intolerancia, y no parece que en el sexto centenario de su nacimiento, la situación vaya a cambiar, pues el personaje histórico, del que poco se sabe, continúa atrapado en su propio arquetipo.

Durante su desempeño como inquisidor general, el Santo Oficio llevó a cabo la expulsión de los judíos españoles, idea que ya fue acariciada por otros hombres de religión e incluso por un buen número de cristianos, que veían con recelo y preocupación el fenómeno de los conversos. No es el análisis de esta controvertida decisión lo que mueve este artículo, sino el rescate de una noticia que da cuenta de la persistencia de comunidades sefardíes en diversos enclaves europeos. Hebreos de raíces hispanas que mantuvieron una importante cohesión lejos de la tierra que un día hubieron de abandonar "con muchos trabajos e fortunas, unos cayendo, otros levantando, otros muriendo, otros nasçiendo, otros enfermando, que no había christiano que no oviese dolor dellos", según la emotiva narración de Andrés Bernáldez.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO