Menú

Tesis y tesis

El escándalo de la tesis del presidente Sánchez, desde ahora el doctor Sánchez, para escarnio de tantos doctores que lo son después de muchos años de estudio, ha servido para poner de manifiesto la degradación de la universidad española.

0
Regino García-Badell - Tesis y tesis
La tesis de Pedro Sánchez | Europa Press

El escándalo de la tesis del presidente Sánchez, desde ahora el doctor Sánchez, para escarnio de tantos doctores que lo son después de muchos años de estudio y de arduos trabajos, ha servido para poner de manifiesto la degradación de la universidad española, herida de muerte por la siniestra LRU y apuntillada por la política aldeana de crear universidades –públicas y privadas– en cualquier provincia o rincón de España.

Hay que recordar que la LRU es una ley orgánica que el PSOE se apresuró a redactar y a promulgar nada más llegar al poder. Tanta prisa tenían en promulgarla que la elaboraron, llevaron al Parlamento y aprobaron en poco más de seis meses; está firmada por el rey Juan Carlos en Marivent en agosto de 1983. Era ministro de Educación José Antonio Maravall, Carmina Virgili era su secretaria de Estado de Universidades y Alfredo Pérez Rubalcaba era el jefe de gabinete de Virgili, y todo apunta a que fue él, hasta entonces PNN de Químicas en la Complutense de Madrid, el principal impulsor y redactor de esa nefasta ley. A los 35 años de su promulgación se nos aparece como una especie de premio que se dieron los penenes de universidad por considerarse a sí mismos heroicos luchadores antifranquistas –los que lo fueron–.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO