Menú
Santiago Navajas

Los hombres que inventaron el feminismo: Shakespeare

Su invención de la naturaleza femenina corre pareja en profundidad, complejidad y matices con la de su opuesto complementario masculino.

Santiago Navajas
0
Su invención de la naturaleza femenina corre pareja en profundidad, complejidad y matices con la de su opuesto complementario masculino.
William Shakespeare | Wikipedia

Entre los candidatos a ser Shakespeare, además del propio Shakespeare, se encuentra una mujer. Es mi opción delirante favorita para ser Shakespeare, a pesar del mismo Shakespeare, porque ello daría una nueva dimensión a la opinión mayoritaria de que Shakespeare, sea quien sea, era un machista y un misógino que no entendía a las mujeres y que disfrutaba especialmente matándolas. Puestos a creer en idioteces, una forma como otra cualquiera de liberarse aunque sea temporalmente del principio de realidad, mejor creer, ya que es inofensivo, que Shakespeare fue una mujer que ser terraplanista, homeópata o antivacunas.

Si consideramos a Hamlet como el psicópata más grande jamás concebido, no cabe duda de que podemos pensar en Shakespeare como un asesino en serie que sublimó en versos yámbicos sus pulsiones homicidas. Sin embargo, cabe una lectura diferente a la habitual en el movimiento #Metoo y el feminismo de género que defienden que los hombres en general han formado una banda terrorista desde hace siglos con el objetivo de dominar y subordinar a las mujeres. Heteropatriarcales sin Fronteras, que así se llama el supuesto grupo feminicida, contaría en su sector literario con renombrados miembros como Flaubert (asesino de Emma Bovary), Tolstoi (de Anna Karenina), Faulkner (de Temple Drake), Bizet (de Carmen), Shostakovich (de lady Macbeth de Mtsensk), y podríamos continuar hasta el infinito. Muéstreme un gran autor y le enseñaré un asesino de mujeres.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO