Menú
Enrique Navarro

La guerra mundial es inevitable

Tenemos a la mayoría de la población mundial volcada con Putin y a la mayoría del PIB con Occidente en un choque no de civilizaciones, sino de modelos de Estado.

Tenemos a la mayoría de la población mundial volcada con Putin y a la mayoría del PIB con Occidente en un choque no de civilizaciones, sino de modelos de Estado.
El presidente ruso, Vladimir Putin (centro), asiste al desfile militar del Día de la Victoria en la Plaza Roja de Moscú, Rusia, el 9 de mayo de 2022. | EFE

Los paralelismos constituyen una eficaz arma de análisis geoestratégico, y la pantomima electoral de Rusia, la amenaza nuclear, la invasión de Ucrania y las alianzas militares y políticas contra Occidente no son muy diferentes de los pasos dados por Japón y Alemania en los años previos a la Segunda Guerra Mundial.

Para adivinar cuáles serán los próximos pasos de Putin, no hay más que conocer las reglas del mus. Seguro que Putin es un excelente jugador. Lanza órdagos a la grande y a chicas, pero lleva buenas cartas, hace señas de complicidad a sus compañeros y genera falsas esperanzas en los contrarios. En esta dinámica debemos comprender la estrategia y los próximos pasos de Putin.

¿Por qué Putin organiza unas elecciones fraudulentas? Porque necesita la apariencia de legitimidad democrática para atacar a teóricas dictaduras en las que la gente sí vota como es el caso de Ucrania, que es el argumentario de Putin y de sus acólitos en Occidente para justificar la "liberación". El tamaño del fraude, según los primeros análisis, demuestra que ya no existe disimulo alguno en falsear la realidad, lo que nos lleva a pensar que la adhesión mayoritaria al líder no existe en la proporción que se nos quiere hacer creer, y los más grave, que Putin está dispuesto a todo. Las recientes órdenes dadas al FSB (la Gestapo rusa) para buscar traidores dentro de Rusia, es la prueba palpable del régimen de terror que se ha instaurado y que vuelve a convertir al gigante en el país de las multitudes mudas que ya fue bajo Stalin.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO