Menú

La Ilustración Liberal

Reseñas

Un libro clave

0

Seréis como dioses es la obra más conocida, y la más singular, de Hans von Huyn. Y decimos "singular" porque no es una obra más entre las analizan el proceso desintegrador que ha vivido Occidente en la modernidad, algo que con mayor o menor acierto y precisión ha sido descrito por numerosos pensadores. Hans von Huyn va a contemplar este proceso desde una perspectiva diferente, fijando su atención en las repercusiones que la pretensión de arrojar a Dios de nuestras vidas y sociedades ha tenido en la pintura, en la música, en la cultura, lo que hace de este libro una pequeña joya, sumamente original y por esto mismo valiosísima.

La originalidad del autor, indiscutible, no aparece de la nada (¿acaso alguna obra humana lo hace?), sino que aprovecha los aportes de quienes le han precedido en la labor de estudio y análisis de ese intento, a veces revestido de bellas esperanzas, siempre de letales consecuencias, por el que nuestros contemporáneos han querido hacerse dioses, dando crédito así al Príncipe de la Mentira. La naturalidad con la que Hans von Huyn maneja un sinfín de certeras citas, resultado de una erudición que nos transporta a otros tiempos, es asombrosa y supone uno de los placeres de una lectura que nos atrapa y nos fascina. Y para quienes aún tenemos ganas y fuerzas para denunciar el camino autodestructivo por el que nuestra civilización se aboca alegremente, las referencias y citas que este libro nos ofrece son un arsenal capaz de abrirle los ojos a cualquiera que contemple las pruebas con honestidad.

Pero Seréis como dioses no es sólo un magnífico elenco de citas bien armado; es un recorrido magistral por los vicios del pensamiento moderno y por cómo estos han cambiado nuestras vidas. Como decíamos, han sido muchos los que se han fijado en las consecuencias que sobre la política y el las leyes ha tenido la modernidad revolucionaria, pero algunos podían pensar que estos cambios eran lejanos y no afectarían a nuestra vida cotidiana y familiar. Sin embargo, Huyn nos descubre que cuando los hombres destronan a Dios, todo queda alterado. Si magistrales, y aterradores, son sus capítulos dedicados a los totalitarismos comunista y nacionalsocialista, su mirada al mundo de la cultura en todas sus representaciones nos abre los ojos y nos da razones para comprender lo que a veces intuíamos y otras veces nos había pasado inadvertido. Así, entenderemos que la destrucción de la figura humana en el arte moderno no es casualidad, ni la música dodecafónica un accidente, o que la deshumanización de la arquitectura, creadora de máquinas para vivir por obra de Le Corbusier, y para la cual los seres reales poco importan, tiene una génesis intelectual muy concreta.

Seréis como dioses fue publicado en su primera edición española hace casi dos décadas por Eiunsa, en laboriosa y meritoria traducción de José Zafra Valverde y por insistente sugerencia del añorado Antonio Valero. Esa edición abrió los ojos a unos cuantos (iba a decir "muchos", pero prefiero ser realista), entre quienes se cuenta quien escribe estas líneas; y siempre que hemos vuelto a estas páginas desde entonces hemos encontrado el mismo vigor y claridad que nos deslumbraron cuando las leímos por primera vez.

Estoy seguro de que esta nueva edición abrirá también los ojos de, esta vez sí, muchos nuevos lectores, que gracias a Hans von Huyn comprenderán mucho mejor el mundo que les ha tocado vivir; tendrán este libro a mano, para volver sobre él como quien tiene un tesoro escondido para los momentos turbulentos. Y si no hay duda de que vivimos en tiempos turbulentos, les aseguro que tampoco hay que dudar del valor de esta obra. Disfrútenla, aprendan con ella, utilícenla y eviten prestarla: es demasiado valiosa para arriesgar su pérdida; mejor recomiéndela a sus amigos, o, si la amistad es grande, regálela: seguro que acierta.

©Fundación Burke

Hans von Huyn, Seréis como dioses, El Buey Mudo, Madrid, 2010, 352 páginas.

0
comentarios