Menú
Alfonso García Nuño

Francisco Suárez, "éste es el hombre"

Su huella en la modernidad, no sólo por las 'Disputaciones metafísicas', es profunda, basta con escuchar cómo resuena su obra en Descartes, Leibniz, Wolff, Kant…

Alfonso García Nuño
0
Su huella en la modernidad, no sólo por las 'Disputaciones metafísicas', es profunda, basta con escuchar cómo resuena su obra en Descartes, Leibniz, Wolff, Kant…
Francisco Suárez | Libertad Digital

El 25 de septiembre de 1617 murió, en Lisboa, Francisco Suárez, conocido como Doctor Eximius. Había nacido en Granada en 1548, un año más joven, por tanto, que Miguel de Cervantes y de la misma edad de Tomás Luis de Victoria. En esos dos años, España vio nacer al autor de la más grande novela que se haya escrito jamás, a quien llevaría a su cima la polifonía y al filósofo del renacimiento más influyente en la modernidad. Ésta es la generación que clausura aquella extraordinaria centuria; lo castizo, en el sentido unamuniano del término, es sin dudas el siglo XVI.

Durante la Edad Media, tanto entre los filósofos árabes como entre los europeos, fueron abundantes los comentarios a los libros metafísicos de Aristóteles, siempre considerados como un libro, cuando no son sino una colección de escritos dispersos de filosofía primera del grandísimo pensador griego. Aunque desde Parménides no hay filosofía sin metafísica, por mucho que se haya pretendido declarar su fallecimiento desde Nietzsche, fue Suárez el primero, tras la genialidad editorial de la Metafísica aristotélica, en escribir un libro sobre el todo de la metafísica y desde ella, pensado desde la primera hasta la última página con esa finalidad.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO