Menú
Marcel Gascón Barberá

Coligny, la hija de Mandela y la deriva racista de la Justicia en Sudáfrica

La Justicia había sido hasta ahora la última garantía de los sudafricanos ante los excesos racistas del Gobierno. Está dejando de serlo...

Marcel Gascón Barberá
0
La Justicia había sido hasta ahora la última garantía de los sudafricanos ante los excesos racistas del Gobierno. Está dejando de serlo...

Situada en la provincia del North West fronteriza con Botsuana, Coligny es una localidad típica de la Sudáfrica polvorienta de provincias. Antes se llamó Treurfontein, "fuente de aflicción" en afrikaans, y desde 1923 debe su nombre a Gaspard de Coligny, el líder hugonote asesinado en la matanza de San Bartolomé.

Coligny es lugar mortecino pero lleno de carácter, que recuerda en muchas cosas a la América sureña de las películas. Coligny tiene como eje una calle principal con gasolinera, tiendas y seguramente una carnicería familiar afrikáner. Unas pocas calles más y Coligny comienza a expandirse sobre la meseta sudafricana, con sus granjas, sus campos de maíz, sus poblados chabolistas y por supuesto su township, el asentamiento de casas bajas que el Gobierno blanco construía junto a las ciudades para la sufrida mano de obra negra.

La calma tensa en que viven ciudades segregadas como Coligny se vio violentada en abril de 2017 por un suceso trágico que ha acabado poniendo de manifiesto como ningún otro caso la inquietante deriva racista de la Justicia sudafricana.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO