Menú
Marcel Gascón Barberá

Sánchez y los duques de Sussex como aliados de la monarquía

La sobredosis de frívola superficialidad en que vivimos son una trituradora de mitos que se está volviendo insoportable para cada vez más gente.

La sobredosis de frívola superficialidad en que vivimos son una trituradora de mitos que se está volviendo insoportable para cada vez más gente.
Pedro Sánchez y los Reyes en la tribuna de autoridades durante el desfile de las FFAA en el Día de la Fiesta Nacional | Europa Press

La flor y nata de las casas reales europeas se dio cita hace unos días en Atenas para despedir a Constantino de Grecia, que perdió el trono en 1973 y hubo de ver cómo su país se convertía en una república. La junta de príncipes y princesas, de reyes y de reinas, superpuesta a esta circunstancia de la vida del enterrado, ha llevado a algunos a reflexionar sobre el futuro de las monarquías en Europa. ¿Siguen teniendo sentido? ¿Le ha llegado la hora? ¿Veremos más casos como el de Constantino?

Es imposible saberlo, y ni siquiera hay una respuesta unitaria a esta pregunta. Pero sí podemos hacer ciertas reflexiones generales, válidas para todas las monarquías parlamentarias, sobre la evolución del papel de los reyes en nuestras sociedades y nuestros sistemas.

España es uno de los países más convulsos del continente y del mundo democrático occidental. Con enemigos declarados del sistema dentro del Gobierno y de la coalición parlamentaria que lo sostiene, nuestro país podría verse abocado a experimentar muy pronto cambios dramáticos en nuestro marco político. Una de estas alteraciones afectaría a la Casa Real.

¿Quieres ?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO