Menú
Marcel Gascón Barberá

Y Bachelet movió sus nalgas

Bachelet ha pasado a ser objeto de la ira de un dictador que todo se lo debe a la violencia y la destrucción que le espera a quien se le opone.

Marcel Gascón Barberá
0
Bachelet ha pasado a ser objeto de la ira de un dictador que todo se lo debe a la violencia y la destrucción que le espera a quien se le opone.

Era febrero, Juan Guaidó acababa de proclamarse presidente legítimo de Venezuela y muchos veíamos inminente el regreso de la libertad a la castigada nación hermana. Una formidable constelación de estrellas hispanas se reunía en la parte colombiana de la frontera. Habían acudido a cantar por la causa, en la víspera de aquella fracasada ofensiva humanitaria que había de tumbar al régimen forzando la entrada de medicinas y comida.

Una ilustre política de la izquierda democrática hispanoamericana que no estaba allí se convirtió sin querer en una de las protagonistas del concierto. Unos meses atrás, Michelle Bachelet había sido elegida Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU. Lo que ocurre en Venezuela es una de las peores catástrofes que se recuerdan en tiempos de paz, y el sarao de la frontera era un clamor para que la expresidenta chilena viajara al país a levantar acta de los abusos con que Maduro castiga a los venezolanos.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO