Menú
Marcel Gascón Barberá

Sudáfrica: el liberalismo, en el diván

La DA se enfrenta a semanas extremadamente delicadas que decidirán el futuro de la gran institución del admirable liberalismo en Sudáfrica.

Marcel Gascón Barberá
0
La DA se enfrenta a semanas extremadamente delicadas que decidirán el futuro de la gran institución del admirable liberalismo en Sudáfrica.
La líder de DA, Helen Zille | Cordon Press

La reflexión intelectual es una especie rara en política. Los políticos cambian de eslóganes y de colores como de calcetines. Pero es casi imposible que un político se detenga y piense. Que en las encrucijadas que se le presentan examine con honradez lo que propone y se retire a comprender por qué ha perdido votos o si se ha traicionado.

Por eso es digno de contar lo que ha hecho estos días en Sudáfrica la Alianza Democrática, DA en sus siglas en inglés. El principal partido de oposición del país austral salió particularmente mal parado de las elecciones generales del 8 de mayo. Pese a que el Congreso Nacional Africano, ANC, vio menguar su tradicional mayoría absoluta hasta bajar por primera vez de la marca simbólica del 60 por ciento, la DA no materializó el descontento.

También por primera vez desde que Sudáfrica reconociera el derecho al voto a los negros en 1994, la DA no logró continuar el crecimiento ininterrumpido que había experimentado desde entonces. De ganar un 22,2 por ciento en las elecciones de 2014, la DA tuvo que conformarse con un 20,7 por ciento en mayo de este año, un duro revés para un partido que necesita seguir creciendo para ser la alternativa sólida y centrada al ANC que Sudáfrica necesita.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO