Menú
Marcel Gascón Barberá

Una polémica en torno al Gulag rumano

Aunque ha hecho méritos de sobra para recibir el mismo tratamiento que el nazismo, los horrores del comunismo aún se disculpan y minimizan.

Marcel Gascón Barberá
0
Aunque ha hecho méritos de sobra para recibir el mismo tratamiento que el nazismo, los horrores del comunismo aún se disculpan y minimizan.
Ilustración que muestra algunas de las torturas hechas en Pitesti | flipada.com

Aunque ha hecho méritos de sobra para recibir el mismo tratamiento que el nazismo, los horrores del comunismo aún se disculpan y minimizan. Sus víctimas pueden ser denigradas a la ligera sin que el denigrador firme su propio suicidio social, como ocurre con los negacionistas del horror nazi.

Rebajar la magnitud de uno de los capítulos más sórdidos de la historia del comunismo es lo que ha hecho recientemente un grupo de reconocidos historiadores rumanos, al poner en duda la verdad histórica comúnmente aceptada del Experimento Pitesti, con argumentos más bien gaseosos utilizados antes por el régimen comunista.

Llevado a cabo entre 1949 y 1951 en la ciudad de Pitesti, el proyecto que lleva su nombre fue puesto en marcha por las autoridades comunistas recién llegadas al poder en Rumanía para castigar y reeducar en el dogma rojo a miles de jóvenes creyentes y enemigos políticos, muchos de ellos simpatizantes del protonazi y virulentamente antisemita Movimiento Legionario.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO