Menú
Marcel Gascón Barberá

Ayaan Hirsi Ali, contra el nuevo tribalismo

"No podemos volver atrás, apostar por la división de la sociedad en las nuevas entidades tribales posmodernas".

Marcel Gascón Barberá
0
"No podemos volver atrás, apostar por la división de la sociedad en las nuevas entidades tribales posmodernas".
Ayaan Hirsi Ali | Cordon Press

Nacida en Mogadiscio (Somalia) en 1969, Ayaan Hirsi Ali se hizo mujer en la sumisión impuesta a Alá y la observancia de los códigos tribales. Cuando tenía cinco años sufrió la mutilación genital. Despreciar al infiel, contentar al varón y acatar la voluntad caprichosa y humillante del Profeta fueron las bases de su educación, centrada en que no deshonrara a su familia y fuera algún día una buena esposa.

Hirsi Ali se rebeló contra ese destino en 1992. Tenía 22 años y su padre la había enviado a Alemania con unos familiares. Desde allí debía volar a Canadá, donde le esperaba un matrimonio forzoso con un primo lejano que no conocía. Pero la joven aprovechó su oportunidad de escapar. En vez del avión a su nuevo dueño cogió un tren a la libertad para pedir asilo en Holanda.

Después de un período de aclimatación en que se ganó la vida como intérprete, Hirsi Ali entró en política para defender la libertad que a ella y a sus nuevos compatriotas les ofrecía el mundo occidental del que es parte Holanda.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO