Menú
Marcel Gascón Barberá

La coalición frankenstein anti-Cayetana

Pablo Casado y sus 'moderados' van adaptándose a la referencia que marca la izquierda.

Marcel Gascón Barberá
0
Pablo Casado y sus 'moderados' van adaptándose a la referencia que marca la izquierda.
Pedro Sánchez y Pablo Casado, en una imagen de archivo | EFE

Mucho se ha escrito ya de la destitución de Cayetana por parte de su antiguo valedor, Pablo Casado. La interesada ha dejado bastante claro lo que ha pasado con su encomiable declaración ante la prensa el martes. Media hora de discurso claro, articulado y perfectamente lógico con la que Cayetana vuelve a dejar muy mal a los oradores de eslógan de todos los partidos.

Quizá no sea ésta la principal razón de que el PP la condene otra vez a la condición de diputada florero. Pero a nadie le gusta quedar mal, y todos los políticos-loro del PP que, con la espontaneidad y la viveza del movimiento de una escalera mecánica, repiten sin cesar las píldoras que les fabrica el laboratorio de comunicación del partido agradecerán haberse librado de una comparación tan desfavorable.

La rebeldía de Cayetana, su condición de verso suelto que dice lo que piensa sin esperar a que se lo permita el partido, es la razón invocada por Casado para justificar su decisión. No dudo de que a Casado le incomodara la libertad que ejercía su portavoz, pero las reacciones de alivio de los notables peperos que alentaron su destitución apuntan a otro motivo. Está relacionado con los viejos complejos del PP, y Casado no puede formularlo abiertamente porque aún vive con la ilusión de representar, en ciertos círculos, el regreso a las esencias aznaristas.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO