Menú
Marcel Gascón Barberá

Una historia actual de los años de Ceausescu

Un heroico matrimonio rumano puede servirnos de inspiración para que tampoco nosotros claudiquemos ante los juicios populares.

Marcel Gascón Barberá
0
Un heroico matrimonio rumano puede servirnos de inspiración para que tampoco nosotros claudiquemos ante los juicios populares.
Nicolae Ceausescu. | Archivo

El domingo pasado fui de Bucarest a la ciudad de Calarasi, unos 115 kilómetros al sureste, para entrevistar a un policía retirado. Quería preguntarle por los robos de arte y patrimonio, pero acabamos hablando de su experiencia de escritor perseguido por Nicolae Ceausescu.

Todo empezó en 1985, cuando el escritor era agente de la policía de tráfico en Calarasi. Ion Anghel Manastire, que así se llama el protagonista, recibía todos los días órdenes de registrar a los campesinos. El objetivo, las ínfimas cantidades de cosecha que robaban al Estado para alimentar a su familia y no morirse de hambre. Ceausescu había decidido destinar toda la producción nacional a pagar por completo la deuda externa. Todos los esfuerzos habían de contribuir a su gran obsesión y los campesinos trabajaban para el Estado en condiciones de semiesclavitud a cambio de una parte ridícula de la cosecha. Su mujer, Stela, era profesora en un instituto de la ciudad. También ella iba a recoger la cosecha con sus alumnos. Además de trabajar gratis obligados, profesores y estudiantes habían de educar a los trabajadores del campo en los logros del genio socialista de los Cárpatos leyéndoles el periódico del partido en los descansos.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO