Menú
Marcel Gascón Barberá

Neolengua inclusiva en la azotea

La extrema izquierda se ha refugiado en las azoteas. La voz del pueblo traicionado no llega a las alturas.

Marcel Gascón Barberá
0
La extrema izquierda se ha refugiado en las azoteas. La voz del pueblo traicionado no llega a las alturas.
La ministra de Igualdad, Irene Montero. | EFE

Pisar esas calles sobre las que la izquierda tiene declarado un monopolio (els carrers seran sempre nostres) se ha convertido en una misión particularmente ingrata para Unidas Podemos y Más Madrid. Durante esta (pre)campaña madrileña, sus escasas excursiones desde las zonas ricas en las que viven a los barrios populares por los que hablan se han saldado con sonoros fracasos.

Mientras Vox llena de sincero entusiasmo las plazas del sur obrero de la Comunidad y los trabajadores hacen llorar de emoción a Ayuso con sus vítores, Iglesias y Errejón apenas son capaces de congregar a una decena de militantes cuando bajan a saludar a los pobres.

Ante el colapso de su capacidad de movilización, y ante el miedo a que les abucheen por su responsabilidad en la debacle económica que ya sufre España, la extrema izquierda se ha refugiado en las azoteas. La voz del pueblo traicionado no llega a las alturas, y el paisaje de tejados con sus chimeneas y sus antenas es el fondo más obrero con el que pueden posar sin exponerse al escarnio.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO