Menú
Marcel Gascón Barberá

Memorias de un anticomunista rumano

Si le dan a firmar o puede darle retuit a alguna campaña de apoyo a algún preso político en Cuba, la antigua Guinea española o Venezuela, hágalo, porque, aunque parezca inútil, importa.

Marcel Gascón Barberá
0
Si le dan a firmar o puede darle retuit a alguna campaña de apoyo a algún preso político en Cuba, la antigua Guinea española o Venezuela, hágalo, porque, aunque parezca inútil, importa.
Gabriel Andreescu | Wikipedia

Descubrí a Gabriel Andreescu en noviembre del año pasado. Un periodista y un par de historiadores habían tachado de chusma fascista que disfrutaba matándose a los prisioneros del Experimento Pitesti, uno de los episodios más salvajes de la historia de la represión comunista en el Este de Europa.

Con claridad, inteligencia y sentido de la justicia, Andreescu dejó clara la absurda inmoralidad de aquella tesis infamante (puesta en circulación setenta años antes por la misma Securitate que torturaba a sus víctimas). Enseguida busqué su nombre en Google y quise conocerle.

Aprovechando una conferencia sobre la revolución anticomunista rumana en la que participaba, me presenté y le pedí el teléfono para entrevistarle algún día. Semanas después nos vimos en otro acto en el norte amplio y fresco de Bucarest.

Caminando hacia casa bajo los árboles sin hoja del Bulevar de los Aviadores, contestó a mis preguntas para un artículo sobre la revolución rumana. Después me dio una traducción al español de sus memorias que me dejé olvidada en el taxi que me llevó al aeropuerto para pasar la Navidad en España.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO