Menú

La Ilustración Liberal

España

Cien años de 'España invertebrada'

0

En 1921, en el informe España invertebrada (Obras Completas, 1966), el doctor Ortega y Gasset diagnosticó a su paciente, una tal España, que sufría una grave enfermedad [1]: ella misma. No es que España tuviese una enfermedad, sino que su misma esencia era la enfermedad, la decadencia. España se atacaba a sí misma en un proceso endógeno, de la misma forma que, con las enfermedades autoinmunes, el cuerpo se destruye a sí mismo. España resultaba ser algo menos que una contradicción y algo más que un error categorial. Justo un siglo después, la enfermedad no solo se ha hecho crónica, sino que amenaza con ser mortal a corto plazo.

¿Cómo había llegado a Ortega a una visión tan pesimista y paroxística de España? Tras la independencia de Cuba (1898), junto a la humillación padecida ante el ejército de los EEUU, y pasada la gran crisis de 1917, el año en el que la extrema izquierda y los nacionalistas pusieron en jaque el país, se mascaba en el aire la amenaza de la dictadura [2]. Habría que ver si al estilo decimonónico de un general de reaccionaria mano de hierro o según la nueva moda importada de Moscú de un totalitario al frente de una sangrienta revolución comunista. España parecía encontrarse ante un callejón sin salida. La solución no podría venir de Europa porque a los europeos se les había menguado la "facultad de desear" (uno diría, más bien, que tanto la facultad de desear como la de razonar de los europeos habían desviado la mirilla y apuntaban a objetivos fuera de la diana, amenazando la vida de los que pasaban por allí). Con su ensayo, Ortega pretendía nada menos que deconstruir metafísica e históricamente España para refundarla política y socialmente. Dado que un visigodo, Don Pelayo, fundó España, Don José, en su tarea de deconstruir esa España que veía descarrilada para crear una "Sobreespaña", achacaría el pecado original de la miseria social e intelectual que contemplaba a ese origen en los que llamaba germánicos decadentes.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO