Menú

La Ilustración Liberal

Memoria Histórica

El máximo héroe de la Guerra Civil

0

El presidente de la Segunda República, Manuel Azaña, reclamó "paz, piedad, perdón" en plena Guerra Civil, durante su famoso discurso en Barcelona en conmemoración del 18 de Julio, fecha celebrada solemnemente por ambas Españas durante la contienda. Sin embargo, Azaña no fue el primero en mostrar públicamente esa actitud reconciliadora. Siete meses antes, en una localidad del Alto Tajuña, Sotodosos (Guadalajara), un viejo cura de pueblo había levantado su voz para orar por todos los muertos de la contienda. De ello fue testigo el escritor José de Arteche (1906-1971), que lo recogió en sus memorias de guerra. Cuando el doctor Gregorio Marañón (1887-1960) leyó el manuscrito de Arteche, no dudó en calificar a aquel viejo cura de Sotodosos como el "máximo héroe de la tragedia".

En 1970 se publicaron, con el título El abrazo de los muertos, unas memorias de la Guerra Civil escritas por José de Arteche (1906-1971). Nacionalista vasco, secretario del Gipuzko Buru Batzar del PNV, se vio forzado en noviembre de 1936 a combatir en las filas franquistas, siendo enrolado inicialmente en el Tercio de Oriamendi de requetés, para después pasar a una compañía de ingenieros de la 4ª Brigada de Navarra.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO