Menú

La Ilustración Liberal

Ideas en Libertad Digital

Europa contra la libertad

6

La visita de Bush a Tony Blair ha tenido repercusiones periodísticas interesantes. Las tuvo antes incluso de que se produjera la visita, cuando salieron publicadas varias encuestas acerca de la popularidad de Estados Unidos en Gran Bretaña. Resulta que los británicos piensan que Estados Unidos y Corea del Norte son, más o menos, una amenaza del mismo calibre para la paz mundial.

Un colaborador de The Financial Times comenta este sorprendente resultado alegando que tal vez sea una paradoja típica de británicos excéntricos (Gerard Baker, "Bush is no threat to world peace", 13.11.03). Pero el propio autor reconoce que no es así. En los quince países de la Unión Europea, la opinión pública tiene la misma percepción de cuáles son las amenazas. La cosa —porque no hay otra forma de llamarla— tiene una primera explicación. Corea del Norte es percibida como una amenaza por su régimen totalitario y por sus programas nucleares. Estados Unidos lo sería por su tamaño, por su poder, por haberse convertido en la megapotencia del mundo moderno.

The Economist en un especial dedicado a Estados Unidos que titula "Una nación aparte" intenta profundizar en este aspecto. El 11 de septiembre, según este análisis, habría aumentado lo que Tocqueville llamó la "excepcionalidad americana". Tocqueville, por cierto, sale citado a lo largo de todo el número y no deja de asombrar su genialidad: los norteamericanos son hoy exactamente como los retrató el francés en 1835. Frente a los europeos, los americanos se siguen distinguiendo en casi todo: en su patriotismo (un 80% están orgullosos de serlo), en la fe religiosa (un 60% afirma que la religión es importante en su vida) y en el papel que conceden al Estado (casi un 60% piensa que el deber del Estado es asegurar la libertad para que cada cual haga su vida).

Los europeos piensan que el deber del Estado no es asegurar la libertad, sino garantizar un nivel mínimo de vida para todos. No consideran importante la religión (el máximo es un 33% en Gran Bretaña) y no están particularmente orgullosos de su país (50% de británicos y 19% de alemanes). Como es bien sabido, sigue creciendo la brecha en prosperidad y crecimiento, en cuanto a las inversiones en defensa y, como no podía ser menos, en la tendencia demográfica, alcista en Estados Unidos y a la baja en los países europeos.

Entre las diferencias de mentalidad y las diferencias de tendencia, parece que se explica que los europeos se sientan amenazados. La amenaza sería la expresión subjetiva de un hecho sin discusión: que los europeos han perdido definitivamente los primeros puestos. Bien. Lo que ocurre es que es si quien acudiera a Londres a visitar a Tony Blair no fuera Bush, sino Ariel Sharon, las alarmas se dispararían todavía más. Porque si los europeos se sienten igual de amenazados por Corea del Norte y por Estados Unidos, resulta que también se sienten amenazados por Israel.

Es posible, como sugiere Gerard Baker en el artículo ya citado, que toda la encuesta esté falseada porque a nadie se le ocurrió incluir una pregunta sobre los palestinos. Pero ya es curioso que la dichosa encuesta, encargada por la Comisión Europea, no contuviera esa pregunta. Y aun así, sigue siendo asombroso que los europeos piensen que Israel es una amenaza. Hay muchas hipótesis para explicar una percepción tan estrafalaria: el antisemitismo, el progresismo de los medios de comunicación, la hegemonía de la izquierda antiliberal en la Universidad y en sectores clave de la formación de la opinión pública europea.

Algún optimista podría incluso adelantar que estas opiniones delirantes son el indicio de una demanda no satisfecha, y que si los responsables políticos e intelectuales presentaran una oferta argumental e ideológica más sensata, la opinión pública los seguiría. O tal vez lo que hay que hacer es empezar a plantearse la realidad. Y es que si Estados Unidos avanza en su vocación primera, la creación de un mundo regido por la ley y la libertad, Europa está retrocediendo a sus viejos fantasmas. No se trataría de miedo, es decir de la expresión subjetiva de una inferioridad. Se trataría más bien de la expresión perfectamente clara y consciente de que no se quiere ser como ellos —como Estados Unidos y como Israel.

Habrá que empezar a reconocerlo. Lo que no les gusta a los europeos es la libertad. Por algo los que acabaron formando la nación americana —y también Israel— se fueron de aquí.

6
comentarios
1
Muy bueno
Carlos Rodriguez

No se puede decir mas en menos palabras. Muy acertado.?

2
LIBERTAD
PEDRI

Que fácil es hablar de libertad sin pensar en lo que esta palabra significa,para este señor libertad significa que basándose en la ley se asesine a una persona que ni siquiera tiene recursos económicos para tener una defensa digna,libertad es que los políticos puedan jugar a meter miedo para tener todo bajo control,libertad es masacrar para que te respeten, libertad no es provocar miedo ni tenerlo ,libertad no es
ESTADOS UNIDOS,ni FRANCIA,ni ISRAEL,ni PALESTINA.?

3
Sobre la Libertad
Toño

El artículo es muy bueno. Ojalá hubiera más gente que opinara así.
Respecto al comentario de ese tal PEDRI, por lo visto cree que la libertad estaba en los gulags rusos, en el libro rojo de Mao, en las cérceles del coma-andante Castro o en las hambrunas de Corea del norte, o en la tiranía de Pol-Pot.
Un saludo.?

4
"Totalmente de acuerdo"
Jose Yoel

Es tan correcto que el unico comentario que se puede hacer es felicitar por la claridad y la simpleza de la escritura,felicito por saber como expresar lo que muchos piensan pero no encuentran la forma de describirlo.Totalmente de acuerdo.?

5
¿Europa contra la libertad?
Lector

Sr. Marco:

Usted comenta, en el último párrafo, que "lo que no les gusta a los europeos es la libertad". Le explicaré por qué creo que se equivoca.

En primer lugar, en Europa no se tiene miedo o sensación de amenaza para con Estados Unidos, sino que se siente preocupación por la política de la Administración Bush. Ésta consiste en declarar la guerra sin miramientos y con preceptos falsos para lograr beneficio económico (nótese que hablo de petróleo). Nos preocupa que se invada Iraq para destruir sus armas de destrucción masiva (no dudo de que las tuviera; pero ¿se han encontrado?) o para instaurar en régimen democrático, cuando realmente se mira únicamente a los pozos petrolíferos.

Usted yerra al decir "el deber del Estado", pues en realidad debiera decir "los deberes del Estado". Si el Estado tuviera que cumplir una única función, mal iríamos. Los europeos pensamos que la mayor obligación del Estado debe ser la garantía a la ciudadanía de un mínimo nivel de vida (o, al menos, eso dice usted); sin embargo, esto no significa que el asegurar la libertad no sea, en Europa y al igual que el anterior, un deber estatal.

Por último señor Marco, Estados Unidos no avanza hacia la supremacía de la ley y la libertad y sí hacia el chovinismo y el indidualismo exacerbado. Lógicamente, Europa se desmarca ("no quiere ser como ellos") de esta postura y, sí, regresa a sus "viejos fantasmas" (la ley y la libertad), aunque, en realidad, nunca ha dejado de estar en ellos.

Saludos.?

6
Europa no se moja por la libertad
zetapesbean

Resulta evidente que para "lector", ni considera q el odio a los americanos era anterior a Bush, ni q los costes de guerra sean superiores a los beneficios extraídos de ella en términos económicos. Resulta que en Bosnia, Macedonia, Afganistán, Vietnam, o Costa de Marfil, por poner algún ejemplo, están llenos de petróleo y ni siquiera lo saben, en tanto hubo intervenciones americanas. Resulta q a los europeos, sí que les gusta la libertad, y en ello discrepo con el autor de ese artículo, pero lo q no le gusta es defenderla. Y es que resulta que mientras los nazis entraban en Berlín, el partido comunista seguía clamando q el principal peligro lo constituían los americanos. A lo que resultó un desembarco en Normandía, y la constitución de la OTAN como, está claro, modo de subyugar Europa, que prefería la invasión soviética. De hecho, en el Berlín Este, aún se preguntan pq Reagan quería derribar su muro, pq resulta q les encantaba aquella libertad.
Y también resulta que "el chauvinismo y el individualismo exacerbado" era lo que ya les imputaban hace más de medio siglo, pero resulta que sus argumentos son tan manidos, como ingenuos y erróneos. ?