Menú

La Ilustración Liberal

Varia

Canarias. La cultura y la nación

0

Así reza el calculado segundo artículo del Título Preliminar de la Constitución española, aprobada en 1978 y publicitada como unas normas que los españoles "se dieron a sí mismos". Sin embargo, bajo la propaganda constitucionalista, que para muchos constituye el único asidero de su patriotismo, subyacen diversos proyectos que orientaron el consenso. En efecto, no deja de ser chocante que una nación de tan profunda impronta histórica como España distinga en su Carta Magna, bien que sin dar nombres, entre nacionalidades y regiones. La respuesta a esta distinción, que pese a su imprecisión señala de manera implícita a unos territorios y no a otros, nos obligaría a buscar razones de índole racial y clerical, pero también a mirar a aquella América desde la cual, durante los procesos de cristalización de las nuevas naciones, regresaron ingentes cantidades de capital, que apuntalaron la hegemonía de diversas burguesías favorecidas por la liberalización de puertos llevada a cabo por la casa de Borbón.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO
0
comentarios