Menú

La Ilustración Liberal

Literatura

Zoé Valdés: la historia como compromiso y deber

0

Más de cuatro años después de la entrada triunfal de Fidel Castro en la Habana, Allen W. Dulles, exdirector de la CÍA, declaró en The Miami Herald (3 de marzo de 1963):

Y añadió:

Contrariamente a una opinión muy generalizada, la irrupción de Fidel Castro en el poder absoluto en Cuba no fue el resultado del Cuartelazo del 10 de Marzo de 1952, con el que Fulgencio Batista y Zaldívar retomó el control político, que ya había tenido legalmente desde 1940 a 1944, y entregado pacífica y constitucionalmente a su sucesor, Ramón Grau San Martín. Tampoco, según todavía algunos creen, la rápida deriva hacia el comunismo del régimen llegado al poder por una insurrección el 1 de enero de 1959 fue movida por las presiones y torpezas de los gobernantes de los Estados Unidos, sino –así se conoce mejor cada día– resultó parte de un elaborado plan concebido desde mucho antes por el barbudo guerrillero para permanecer en el poder hasta su muerte, como ocurrió.

¿Quieres leer el artículo completo?

Y de paso navegar sin publicidad
HAZTE SOCIO