Menú

La Ilustración Liberal

Ideas en Libertad Digital

La revolución frustrada de Allende

6

El treinta aniversario del golpe del general Pinochet contra el gobierno de Allende ha dado pie a la multiplicación de las condenas de esa acción tratando, al mismo tiempo, de identificar al gobierno derribado con la democracia y el respeto a los derechos humanos. El proceso de tergiversación de la verdad es un calco del que Pío Moa ha puesto, definitivamente, en claro en relación con los orígenes de la guerra civil en España. Una de las escasas excepciones a ese torrente de artículos y declaraciones –además de los artículos de César Vidal en Libertad Digital– lamentando la desaparición del "democrático" Allende, es el artículo de James P. Whelan, publicado en el Wall Street Journal el pasado día 16 de septiembre y titulado "Lo que realmente sucedió en Chile hace treinta años".

Entre otras muchas consideraciones Jamen P. Whelan subraya las siguientes:

1º. A principios del 1973 campaban por sus respetos en Chile entre 10.000 y 15.000 revolucionarios, provenientes de todo el mundo. Y Whelan no menciona el papel de Fidel Castro que, en un viaje de cerca de un mes, acompañado, por cierto, por Pinochet, como delegado especial de Allende, preparó el terreno para un golpe estalinista.

2º. En 1972, dos años después de la elección de Allende, el congreso del Partido Socialista del mismo Allende declaró, oficialmente, "este estado burgués no sirve para la construcción del socialismo (...) es necesario destruirlo y conquistar todo el poder".

3º. El Tribunal Supremo de Chile, el 20 de mayo de 1973, declaró que "Chile se encuentra en un estado inminente de desaparición de la legalidad"; una manifestación que respondía a la falta de respeto y obediencia a las resoluciones judiciales por parte del gobierno de Allende.

4º. El 22 de agosto, la Cámara de Diputados, a la que faltaron dos votos para procesar a Allende, declaró "es un hecho que este gobierno había decidido, desde el principio, conquistar el poder absoluto (...) para implantar un estado totalitario".

5º. En 1973, Patricio Aylwin, posteriormente presidente democrático de Chile, declaraba que, de no haber sido por el golpe de Pinochet, habría habido cientos de miles de muertos como consecuencia del terror de las brigadas rojas.

6º. Volodia Teitelboim, principal ideólogo del partido comunista chileno afirmaba, unos meses antes del golpe, que si la guerra llegara "probablemente significaría la pérdida de numerosas vidas humanas, probablemente entre 500.000 y un millón". James P. Whelan recuerda que en el golpe de Pinochet murieron doscientas personas y, en todo el proceso, hasta el abandono del poder por parte del dictador, cerca de 3.000.

A los lectores de Pío Moa, que ha profundizado en hechos en gran parte ya conocidos sobre los antecedentes de la guerra civil en España, nos vuelve a sorprender cómo la izquierda violenta utiliza los regímenes democráticos para intentar implantar un sistema totalitario. No cabe duda de que los revolucionarios chilenos imitaron las actuaciones del partido socialista, socialista radical y comunista españoles entre 1934 y 1936.

Además de estos hechos, resaltados por Whelan, el influjo de la revolución cubana también se dejó sentir en la preparación de la destrucción del sistema parlamentario por parte del gobierno de Allende, empezando por acabar con la primera garantía de la libertad, la propiedad privada:

1º. Se nacionalizaron la mayoría de las empresas importantes, intentado hacerlo primero con los bancos, para, ante su resistencia, controlar el crédito y ahogar a los que se consideraba enemigos de la revolución.

2º. Se ocuparon las empresas que determinaban previamente los sindicatos y los partidos socialista y comunista. Ante la total pasividad de las fuerzas del orden público, que seguían instrucciones del gobierno de no intervenir.

3º. Un similar proceso de ocupación, sin apoyo legal ni indemnización, se produjo en todo el sector agrario.

4º. Se multiplicó la emisión de billetes para destruir la moneda, un objetivo aprendido del castrismo, que siempre tuvo claro que el primer paso hacia el poder absoluto era la destrucción del ahorro privado. La inflación en el momento del golpe de Pinochet superaba el 1.000%, un fenómeno desconocido en toda la historia de Chile. El déficit público, por su parte, alcanzaba el 50% del PIB.

No hay duda de que, sin el golpe de Pinochet, los chilenos habrían tenido que soportar no una guerra civil, sino un genocidio, siguiendo las pautas del aplicado en la URSS y copiado, en plena guerra civil, bajo la presidencia de Azaña, por los distintos gobiernos revolucionarios de la República, en particular los de Largo Caballero y Negrín, como explica César Vidal en su libro Checas de Madrid.

Justificar el golpe militar no significa aprobar los asesinatos que se produjeron, tanto en Chile como en España, aunque en el caso de Chile las evidencias son que, en muchos casos, los crímenes fueron cometidos por militares y policías sádicos, dotados del poder absoluto que proporciona una dictadura, antes que por decisiones del propio gobierno.

Tampoco hay que olvidar que Franco murió en la cama, momento en que se inició una difícil transición, mientras que Pinochet se sometió a un referéndum y que, al perderlo, aceptó entregar el poder y que se aprobara una nueva Constitución democrática, en un proceso rápido y sin víctimas, mediante el cual Chile es hoy, en Latinoamérica, la excepción a la corrupción y a la violencia institucional de individuos como Chávez y Kirchner. Y ojalá que no tengamos que decir –en los próximos años– lo mismo del presidente brasileño.

Número 17

Ideas en Libertad Digital

Reseñas

6
comentarios
1
mas cínicos que Lenin
antonio lópez

vbaya mierda de pensamiento liberal, en realidad lo que son es liberales en lo económico y conservadores en lo social, es decir más cínicos que Lenin?

2
¡Por fin !
M. Haydee Norambuena Foster

Sr. Recarte:- le agradezco su honrado comentario acerca del nefasto gobierno de Allende...Como chilena - que vivió los "negros" tres años de ese gobierno, me siento confortada por su artículo....luego de tener que oír,ver y leer tantas opiniones de gentge que no tienen ni puñetera idea de los que fué Allende y de lo que somos los chilenos...¡Muchas gracias!?

3
verguenza de articulo
sergio siles estrada

Si esto es un espacio "liberal" entonces yo soy el papa ¡¡¡¡
No entiendo a los limites que pueden llegar las mentes enfermas y angurrientas de sangre para justificar la carnicería de Pinochet, lamento mucho que se utilice la palabra "liberal" para disfrazar ese talante de lo mas rancio del fascismo como es esta revista y lamento mucho por que no existe una honestidad intelectual, nos quieren vender gato por liebre, SEÑORES DE LA ILUSTRACION LIBERAL NO ES LO MISMO LIBERAL A FACHO, AL MENOS SEAN HONESTOS EN ALGO Y RECONOSCAN QUE SE SIENTEN ORGULLOSOS DE SER HEREDEROS DEL FRANQUISMO, ADMIRADORES DE HITLER, SHARON Y SER SIRVIENTES DE BUS ....... miren la desfachatez de estos señores
?

4
Un diálogo fructífero... y democrático?
Marta Salazar Sánchez

Es curioso que las dos chilenas (nótese: mujeres!) que hemos comentado el art., estemos de acuerdo con quien lo escribió (y se quedó corto) y que quienes lo vituperan (y en un lenguaje poco académico y lleno de chlichés e ideas preconcebidas) no lo sean. Allende fue peor que Honecker y que Mao, era leninista y stalinista declarado. Ni siquiera trotzkista, los trotzkistas eran los miembros y simpatizantes del MIR (para que sepan los españoles que han escrito los comentarios: aliados de la ETA). El gob. cívico-militar encabezado por Pinochet era la única salida. Gracias al equipo de gente joven, ajena a los corruptos políticos antiguos, logró sacar a Chile adelante, implementando una política económica social de mercado, que exigió sacrificio de toda la población. En aquella época había una mística libertaria, una sociedad austera y trabajadora, con confianza en el futuro. Se integró a las diversas capas sociales, mejorando la educación y renovando la sociedad misma, que llegó a ser verdaderamente igualitaria, pues lo único que contaba era el mérito y la capacidad de las personas. En ese entonces, Chile estaba en el número 1 del mundo de niveles de no-corrupción. Valía la pena trabajar, porque se respetaba la propiedad privada, porque se podía surgir como persona. Asimismo, había muchos disidentes y personas que no estaban de acuerdo con la política del gobierno (entre quienes me cuento, al menos en un sinnúmero de temas); pero existía un diálogo y un gran respeto a las personas que tenían una opinión distinta y que se sumaron al auge económico y social. Después de todo, la democracia chilena se estabilizó en 1830 - 1833 y continuó ininterrumpidamente hasta que en 1970, el gobierno marxista-leninista de la Unidad Popular (Allende & Co.) anunció que no abandonaría el poder y que llevaría a cabo una revolución al modo de la cubana y declaró que la URSS era nuestro "hermano mayor". ?Se podrá dialogar en forma democrática y civilizada o tendremos que continuar leyendo descalificaciones gratuitas por parte de quienes poca idea tienen de la realidad chilena y se guían sólo por lo que ha dicho cierto tipo de prensa filomarxista? ?

5
Que Pretende Recarte
Rodrigo Naranjo

Vuestra revista se llama la ilustración liberal, pero el señor Recarte tendría poco de ilustrado al referirse a los hechos de mi país, Chile. Efectivamente, el utilizar una serie de referencias sin sistematicidad entre ellas, indica la pobre ilustración con que se intenta sustentar el artículo de marras. A la luz del día de hoy, el gobierno y desmadre de Allende sigue siendo estudiado en sus posibilidades, en cambio la dictadura simplemente se deplora.
El gobierno de Allende es visto como la consecuencia de cierto transcurrir o desenvolvimiento de la historia de Chile. Si el señor Recarte no me cree, ahí están una serie de libros a izquierdas o derechas que "ilustran" al respecto.
Sobre los 15 mil o menos revolucionarios del mundo viviendo en Chile a la época, no comprendo que pasó con ellos tras el golpe. Es lógico que ellos algo debieron hacer, algo así como una reacción armada, iniciando de paso una guerra civil.
?

6
El período Allende
Io

Le agradezco al prestigioso autor del artículo, Alberto Recarte,la información y las precisiones que aporta para que "conservemos la Memoria".
No soy chileno, soy español. Y nunca estuve en Chile ni tengo más conocimiento de Chile del que se puede adquirir desbrozando pacientemente entre la información, la propaganda y la abundante desinformación publicada. Carezco de otros testimonios directos de esos añós más allá de los comentarios y las vivencias dolorosas y dramáticas de quien entonces era una jovencísima y enamorada compañera y esposa de un joven y activo miembro del MIR, victima desaparecida de la represión pinochetista.
El dolor de las víctimas y de sus familiares y amigos es inmenso, ¿cómo podría ser de otro modo?
Y ello siempre me produjo y me sigue produciendo un agudo sentimiento de cercanía y de solidaridad con las víctimas.
Dicho esto he de recordar lo siguiente:
- Como se puede constatar a poco que se repase el artículo y se bucee en los textos de las propias organizaciones que daban soporte a la Unidad Popular, el proceso en el Chile de los 70 era un proceso revolucionario, lo que quiere decir de ruptura y destrucción de un orden jurídico y social (imperfecto) para ser impuesto por la fuerza un nuevo modelo social (con la pretensión de que fuera más perfecto) y con la clara conciencia de que ello no sería posible sin una violencia extrema y generalizada que ahogara en sangre a los enemigos de la revolución y a los tibios con ella.
- El período Allende produjo víctimas también entre los que se enfrentaron a la deriva revolucionaria, de modo específico entre los miembros de los cuerpos armados aunque no sólo entre ellos.
- El que entre los revolucionarios hubiera mucho idealista y soñador, deseoso de mejorar las condiciones de vida de sus compatriotas más desfavorecidos no es, en mi modesta opinión, un salvaconducto para aceptar como válida cualquiera de sus actuaciones, en particular su creación de milicias armadas y su diseño de planes de acción para imponer por la fuerza y a costa de cuantas vidas fuera necesario, el triunfo de su concepción del poder y de la organización social querida, por ellos, para Chile.
- Es por ello que sigo aguardando que, desde las filas y desde las organizaciones que apoyaban a la Unidad Popular, o desde las que se consideran hoy sus herederas, incluidas tantas organizaciones y personas activas en el "rescate y conservación de la Memoria" surjan quienes sean capaces de sacar a la luz pública las previsiones del futuro que diseñaban para Chile en aquellos años de fervor revolucionario y que extraigan y expongan a la luz pública, con honradez intelectual, las consecuencias previsibles y más probables de lo que habría supuesto en pérdida de vidas para Chile la continuación de aquel proyecto revolucionario.
- Considero que la sociedad chilena permanece hoy dividida en dos bandos de similar fuerza numérica en lo que hace a la valoración de la etapa Allendista y de la etapa Pinochet. Y no me gusta por lo que supone de riesgos de enfrentamiento dramático para el futuro.
- Justicia sí, venganza no. Por eso, al tiempo que me alegro con los lentos progresos que se realizan en la depuración de responsabilidades por las atrocidades cometidas en la represión pinochetista que existieron y no venían impuestas por las exigencias de la propia lucha contra-revolucionaria, deploro que se quiera silenciar tanto la generosidad y altura de miras de tantos y tantos que se enfrentaron a la marea revolucionaria del período allendista como a las de quienes hicieron posible la brillante recuperación económica de Chile y su transición al gobierno democrático.
- La aureola romántica del revolucionarismo milenarista de izquierdas no puede ser la goma de borrar de todos los horrores, todas las violencias, todas las vejaciones, todas las injusticias y todos los desastres económicos que su acción ha generado en tantos y tantos lugares del planeta en que ha pretendido imponer por la fuerza su concepción del futuro deseable para la Humanidad.
-Deseos de solidaridad en el progreso,de apaciguamiento de la pasión partidista desbordada,un recuerdo emocionado de todas las víctimas, el deseo de condena de los asesinos y de sus inductores y una gratitud inmensa a quienes laboran día a día por un Chile y un mundo más próspero y más justo. Esos son los sentimientos que me ha suscitado, una vez más,la lectura del artículo de Alberto Recarte y los comentarios al mismo.?