Menú

La Ilustración Liberal

Reseñas

Ochenta horas con Federico Jiménez Losantos

6

Es difícil imaginar una entrevista en la que miles de personas consiguieran formular su pregunta sobre lo que les diera la gana, obtuvieran respuesta y el personaje entrevistado en cuestión saliera vivo del lance.

Libertad Digital nació el 8 de marzo del año 2000, y en el camino de su quinto aniversario se ha convertido en una referencia: casi 16 millones de páginas vistas en el mes de octubre, según la medición de la OJD, que nos convierten en el diario exclusivamente electrónico –sin hermanos de papel– más leído de España y el cuarto del mundo en español.

Desde aquel 8 de marzo Libertad Digital no ha hecho sino ganar lectores, unos concurrentes y otros discrepantes, pero seguidores al fin y al cabo. Tantas horas en la Red –internet no descansa– generan inquietud y ansias de saber qué se cuece aquí dentro, cómo es y qué piensa su editor. En las universidades enseñan que la comunicación requiere eso que llaman retroalimentación, es decir, que el receptor pueda participar en el proceso con cierta libertad, no como en Cuba. Por eso se inventaron las Cartas al Director en los diarios de papel –últimamente algunos diarios han roto sus tradicionales condiciones de brevedad para camuflar, por ejemplo, peticiones de indulto o quejas sobre la libertad de expresión–, o las tradicionales llamadas de los oyentes en radio y televisión. Sin embargo, sea por milímetros cuadrados o por décimas de segundo, enemigos clásicos –y que sólo fueran esos– de la información, nunca se ha logrado conceder al oyente-lector un papel más que simbólico. Bien es cierto que rendirse al público mermaría la calidad de la información y la posibilidad de centrar y discutir las ideas propias. Pero llegaron los foros, las bitácoras y, especialmente, los chats, o sea, los diálogos en internet en los que sólo se necesitan dos cosas: lectores ávidos de respuestas y alguien al otro lado que lo soporte... y responda. Durante más de una hora, cada miércoles, el todos contra uno tiene lugar en Libertad Digital, con Federico Jiménez Losantos al teclado de la máquina de responder.

Federico Responde es, como muchas otras empresas que acomete el autor, una atrevida novedad, un precedente. Si los libros de entrevistas están impregnados, a veces con viscosidad, por el ánimo del entrevistador, en este género pionero, idea de La Esfera de los Libros, trasciende la intención de miles de curiosos que se dan codazos virtuales para ver contestada su pregunta, apaciguada su duda y, en muchos casos, reavivada su ira. No hay algo parecido hasta la fecha que haya soportado una encuadernación digna.

A los que hemos presenciado estas sesiones de chats semanales nos consta y sorprende que se trabaja, como se presume en la tele, en vivo y en directo. Y sucede pocas horas después de que Jiménez Losantos haya cubierto media parrilla de radio en la cadena COPE –ya la segunda de España, en pleno invierno mediático–, minutos antes de escribir un artículo para El Mundo, otro para Libertad Digital y una docena de cosas más. Una pregunta, una respuesta; sin opción a arrepentirse, eludir duelos o enmendar lo escrito. Así son los chats. Y sin censura. Es decir, cortando el paso sólo a la zafiedad, la calumnia y el vandalismo, que lo hay –y mucho–. Por eso, por la claridad de las respuestas, hay quien dijo, al leer las maquetas de este libro, que es como un breviario de política, liberalismo, ideas e imágenes en las que se conoce al Federico Jiménez Losantos más espontáneo.

Federico Responde es una selección de 80 horas de conversación con los lectores, desde septiembre de 2002 hasta poco antes de salir este ejemplar al mercado –mediados de octubre–.

Como el anonimato es la mejor excusa contra los complejos –más bien para no confesarlos–, muchos internautas van al grano buscando una respuesta de recetario: ¿Qué es ser liberal?, ¿qué siente usted de verdad por Polanco?, ¿está usted al final con Aznar o contra Aznar?, ¿es usted monárquico o republicano?, ¿es verdad que militó en el PCE? Otros piden orientación porque confiesan no saber ya qué periódicos son de derechas y cuáles de izquierdas, en un interesante capítulo donde el autor revela entresijos y desmonta viejas mentiras de los medios de comunicación.

Ordenados por materias y con índices onomástico y temático, nos encontramos en Federico Responde con pedazos dramáticos de nuestra historia, como las matanzas de Manhattan y Madrid. Resulta sobrecogedor leer el chat de la víspera del 11-M, en el que los lectores pidieron a Federico un pronóstico –"por favor mójese", decían– para las elecciones generales. Horas después España sufría el peor ataque terrorista de su historia, y un vuelco electoral que ni el PSOE auguraba. Durante las semanas posteriores, el 11-M y sus ya conocidos agujeros negros inundaron los diálogos en Libertad Digital que ahora se recogen fielmente en este libro; en ellos el clamor del "quién ha sido" adquiere, desde el primer día y sin intención electoral alguna, su verdadero significado.

El lector que quiera buscarlos encontrará también análisis y discusiones en torno a la guerra de Irak y el apoyo que prestó España a EEUU. Estos diálogos llevan sin remedio a abordar otro asunto en el que el lector encontrará un intenso debate: el antiamericanismo.

Los entrevistadores anónimos de Federico Responde preguntan también por el nacionalismo, la historia de España que no se cuenta –y cómo y quién la esconde–; o por asuntos tan aparentemente dispares como la Boda Real, los fastos de El Escorial, la sucesión en el PP, el comunismo, el antisemitismo, la telebasura, los antiguos y actuales compañeros de profesión, la increíble pero cierta historia del antenicidio... y hasta recomendaciones y críticas de la literatura universal, con una exquisita parada en la novela negra.

Ya sea una petición de consejo, propuesta, reproche o acerada crítica, lo cierto es que en 253 páginas se cumple lo que, acertadamente, promete el título de este libro pionero que abre las puertas, con éxito –incluso editorial–, a un nuevo género.

Federico Jiménez Losantos, Federico responde. Los chats en Libertad Digital. La Esfera de los Libros, Madrid, 2004.

Número 21-22

Constitución Europea: Argumentos para el “No”

Varia

Ideas en Libertad Digital

Retrato: José María Aznar

Reseñas

El libro pésimo

El rincón de los serviles

6
comentarios
1
INFORMACIÓN SOBRE VENEZUELA...
Jacqueline García Nieves

Estimados señores:

Manifiesto a ustedes hagan llegar este sitio web al señor Federico Jiménez Losantos:

http://www.canf.org/2006/video/2006-feb-26-patricia-poleo.htm

Gracias,

Jacqueline García Nieves?

2
Lo incontestable de la vehemencia razonada
Manuel

A quien corresponda:
soy asiduo oyente del sr Jiménez Losantos. Gratamente me he sentido insultado ,cuando en mi afán de criticismo, he intentado en muchas ocasiones tamizar el contenido de sus programas con el fín de hacer puré los mismos, intentando reducirlos a un manifiesto puramente derechista. Me llevó a ello la necesidad de contrastar contenidos y predicados de otra emisora de radio. Ese afán de contrastar información me llevó a someter a estudio histórico amplio unos y otros postulados y aquí llegó mi fracaso, más que grato por cierto, de demostrar que Jiménez Losantos era un derechista que añoraba la dictadura. No, en absoluto, no es así. Confieso que he recurrido a poner en tela de juicio todo cuanto de él sale, sobre todo ultimamente y sólo he llegado a algunas conclusiones válidas:

- que lo que este sr. dice, y que levanta ampollas en el mundo progre, está refrendado por la historia, la historia escrita y la de ayer mismo, aún sin escribir, pero ya vivida.

-que la defensa que hace de símbolos nacionales es, para satisfacción propia, la misma que hace cualquier ciudadano de cualquier nación que se cuente entre los bien nacidos. No creo necesario hacer comentario alguno sobre el concepto de nación o patria expuesto por el diógenes político que nos gobierna.

-que la progresía ataca a este sr. porque son maestros en el arte de engañar y nos quieren hacer confundir nuestra bandera y a nuestra patria con simbolos fascistas.

-que personas de la valía y conocimientos del sr. Losantos no son fáciles de engañar ni manipular y que desde lo incontestable de la vehemencia razonada pone en evidencia a descastados, felones, resentidos y salteadores del camino hacia el poder.Digo incontestable porque es veraz en sus comentarios.Vehemente porque cuando ha de ser frio, frio es, y cuando ha de ser caliente, hirviendo se le siente. No gusta de lo templado y digo razonada, porque cuando uno escucha otras versiones por aquello de contrastar, nota el fruto de la lisencefalía, por no utilizar otro término, en gentes cuya profesión se presume es defender la verdad con razón.

Y si se me permite, sr. Losantos, le envio un fuerte abrazo y mi deseo de que siga vd en la misma linea, defendiendo la verdad con mayor intensidad de la que se vale la mentira para intentar ocultarla. Animo en lo del 11M. Hay reside la enciclopedia, no aquella de Diderot, sino la de la infamia y la traición. Sigamos leyéndola. Un abrazo, amigo. ?

3
Corrección sobre el texto a ... sobre la incontestable vehemencia razonada.
Mauel

Solicito sepan disculpar mi error de ortografía, cometido en el último párrafo del comentario y ruego lo corrijan. Donde pongo " Hay reside la enciclopedia, no aquella de Diderot" obviamente debería haber puesto "Ahi". Gracias.?

4
Corrección sobre el texto a ... sobre la incontestable vehemencia razonada.
Mauel

Solicito sepan disculpar mi error de ortografía, cometido en el último párrafo del comentario y ruego lo corrijan. Donde pongo " Hay reside la enciclopedia, no aquella de Diderot" obviamente debería haber puesto "Ahi". Gracias.?

5
ESTE TIO ES UN PAYASO
CESAR

CON EL TITULO DEL COMENTARIO ES SUFICIENTE ESTE TIO NO MERECE UNA PALABRA MAS?

6
Respuesta a Cesar
Manuel

Sólo tu intolerancia, supera tu falta de argumentos, César.

Un saludo.?