Menú

La Ilustración Liberal

  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La ilustración liberal
  • Eventos
Ideas en Libertad Digital

Estragos de la necedad judicial

2

Uno de los efectos más llamativos de la fuga del narcotraficante "El Negro" es la gran atención que los medios de comunicación han brindado a este caso cuando no es ni el primer ni el último ejemplo de reo que elude la acción de la justicia gracias precisamente a unos jueces que, a la espera de juicio, facilitan la fuga al dejarle en libertad bajo una nimia fianza.

Se dirá que en el caso del narco volador influían otras circunstancias específicas que justificaban esa mayor relevancia mediática como son las más que justificadas sospechas de que el juez que le brindó esa oportunidad de fuga podía haber sido sobornado por el narcotraficante. Sin embargo, la gravedad de la complicidad no debería dejar en un segundo plano las no menos nefastas consecuencias que provoca la simple estupidez de muchos de nuestros jueces. Decía Anatole France que "un necio es mucho más funesto que un malvado" y Ortega le daba la razón porque "el malvado descansa algunas veces; el necio, jamás".

Ciertamente, si comparamos los casos de fuga en libertad provisional relacionados con una posible complicidad del juez con el imputado con los casos que obedecen a la simple necedad del magistrado que no valoró como debía los evidentes riesgos de fuga, la funesta "productividad" de la estupidez es infinitamente superior al de la maldad.

Tal es el caso, sin ir más lejos, de uno de los terroristas fallecidos el lunes al estallarles la bomba que transportaban. Con honrosas pero escasísimas excepciones, los medios de comunicación han pasado de puntillas ante el gravísimo hecho de que el etarra fallecido, Eoizt Gurruchaga, se había fugado en 2000 aprovechando la libertad bajo fianza que se le había concedido a la espera de juicio por colaboración con el comando Donosti. Cuando se hizo pública la sentencia que le condenaba a cinco años de cárcel, las autoridades judiciales constataron que el terrorista simplemente había desaparecido.

Evidentemente se dirá que hay que evitar al máximo el perjuicio que para el reo supone la privación de libertad cuando aun no hay sentencia firme que le condene. Esta es, sin duda, una consideración plausible y una razón más por la que abogar por una mayor agilidad de la justicia. Sin embargo, esta razonable pretensión no puede soslayar el imperativo legal que exige a los jueces valorar los riesgos de fuga cuando los costes de poder cumplir una sentencia superan con creces los costes que para el reo suponen la clandestinidad y la pérdida de la fianza.

En el caso del terrorismo, esta falta de valoración adecuada por parte de los jueces ha sido tan frecuente que un experto en política antiterrorista como el profesor Fernando Reinares la considera como uno de los hechos que han facilitado que meros activistas de la kale borroka, antes que cumplir con la Justicia, hayan preferido optar por la clandestinidad y, ya en ella, dar el paso definitivo de la militancia en ETA. Reinares, en su espléndido libro Patriotas de la muerte (Taurus 2001), reproduce una entrevista a un etarra en la que se evidencia que los terroristas, como el resto de delincuentes, hacen un análisis de coste-beneficio que, desgraciadamente, cierta "filosofía progre" del derecho, en la que están inmersos muchos de nuestros jueces, pasa irresponsablemente por alto:

"Que al final hubo una suerte del copón, porque me pedían once años, yo no fui al juicio y se quedó en uno. Y entonces, volví. Antes de que me pusieran en orden de busca y captura volví. Oye que me he equivocado de juzgado y tal y cual. Me habían juzgado hace dos días, ¿no? ¡Ah! pues sí, pues tenía que haberse presentado. Digo: es que me he equivocado, he ido a los otros juzgados de la otra punta de Bilbao y resulta que era aquí, y tal. Bueno pues que le hemos condenado a un año y que no tiene que entrar en la cárcel. De haberme condenado a más, no hubiera aparecido, no hubiera ido al juzgado. Y seguramente me hubiera metido ilegal, hubiera pasado la muga y adelante con todo".

Como la estupidez ciertamente no da tregua, no faltará quien a la luz de este ejemplo proponga rebajar aun más la pena para los llamados "delitos de iniciación" terrorista.

Evidentemente hay que dejar margen a las penas que castigan los "delitos mayores" para que tengan más capacidad de disuasión que las que penalizan delitos de menor gravedad. Pero me parece evidente que ambas están muy bajas. El Gobierno acertadamente ha decidido recientemente elevar las penas que castigan esa colaboración con el terrorismo que supone la kale borroka. Pero nos tememos que, si no se tiene presente la necedad de muchos de nuestros jueces a la hora de conceder la libertad provisional o los permisos penitenciarios se podrán reproducir esos efectos perversos de los que el caso del etarra fallecido es sólo un ejemplo.

Decía Sófocles que "ocasiones hay en que la justicia misma produce entuertos". No sabemos si la justicia en sí misma, pero desde luego una concepción estúpida y -eso sí- muy "progre" del derecho los causa a cientos...

Número 13-14

X Jornadas Liberales Iberoamericanas

Mesa redonda sobre inmigración

Intelectuales

Varia

Ideas en Libertad Digital

Reseñas

El rincón de los serviles

2
comentarios
1
GRITO DE LIBERTAD
FAISAL ALIRIO QUICENO ORTIZ

ES INCONCEVIBLE QUE SE ENCUENTRE PERSONAS ENCARCELADAS POR EL MERO HECHO DE NO TENER UNA REMUNERACION ECONOMICA PARA PAGAR UNA DEFENZA.
ES PEOR AUN DARSELE UN CARGO A ALGUIEN QUE NOS JUZGUE SABIENDO QUE ES MAS CORRUPTO QUE LA MISMA PERSONA QUE ESTA JUZGANDO, Y APROVECHANDO DE SU INVESTIDURA Y PARENTESCO FAMILIAR ENCAMINE EL JUZGAMIENTO DE UNA PERSONA INOCENTE.
EN NUESTRO PAIS NECESITAMOS SOSLAYAR LA VIOLENCIA Y ENCAMINARNOS A AMARNOS UNOS A LOS OTROS CREANDO UNA CONVIVENCIA FAMILIAR, DONDE LA INVERSIONES QUE SE GASTA EN COMPRAR ARMAMENTO UNIFORMES,Y PAGO EN LA RECONSTRUCCION DE DAÑOS POR LA VIOLENCIA, INVIRTAMOS MAS EN NUESTROS CAMPOS EN LA CRIANZA Y TECNIFICACION DE NUESTROS HIJOS EN ALGUNA ESPECIALIDAD, PARA QUE TODOS TENGAMOS UNA OCUPASION ESPECIFICA Y UN FUTURO PLANTEADO Y PROGRAMADO EN UN FUTURO, NO UN FUTURO INSIERTO PARA NUESTROS CONGENERES.
NO NOS DESTRULLAMOS NOSOTROS MISMOS.?

2
GRITO DE LIBERTAD
FAISAL ALIRIO QUICENO ORTIZ

ES INCONCEVIBLE QUE SE ENCUENTRE PERSONAS ENCARCELADAS POR EL MERO HECHO DE NO TENER UNA REMUNERACION ECONOMICA PARA PAGAR UNA DEFENZA.
ES PEOR AUN DARSELE UN CARGO A ALGUIEN QUE NOS JUZGUE SABIENDO QUE ES MAS CORRUPTO QUE LA MISMA PERSONA QUE ESTA JUZGANDO, Y APROVECHANDO DE SU INVESTIDURA Y PARENTESCO FAMILIAR ENCAMINE EL JUZGAMIENTO DE UNA PERSONA INOCENTE.
EN NUESTRO PAIS NECESITAMOS SOSLAYAR LA VIOLENCIA Y ENCAMINARNOS A AMARNOS UNOS A LOS OTROS CREANDO UNA CONVIVENCIA FAMILIAR, DONDE LA INVERSIONES QUE SE GASTA EN COMPRAR ARMAMENTO UNIFORMES,Y PAGO EN LA RECONSTRUCCION DE DAÑOS POR LA VIOLENCIA, INVIRTAMOS MAS EN NUESTROS CAMPOS EN LA CRIANZA Y TECNIFICACION DE NUESTROS HIJOS EN ALGUNA ESPECIALIDAD, PARA QUE TODOS TENGAMOS UNA OCUPASION ESPECIFICA Y UN FUTURO PLANTEADO Y PROGRAMADO EN UN FUTURO, NO UN FUTURO INSIERTO PARA NUESTROS CONGENERES.
NO NOS DESTRULLAMOS NOSOTROS MISMOS.?