Menú

La Ilustración Liberal

Ideas en Libertad Digital

Otros financiadores de Gara

0

El pasado lunes 27 de agosto, el Pleno del Congreso de los Diputados y el juez Baltasar Garzón asestaron un durísimo golpe a Batasuna y, con ello, a la banda terrorista a la que apoyan, aprobándose, como es sabido, una proposición no de ley que pedía la ilegalización definitiva de Batasuna, al tiempo que la Justicia decretaba la suspensión de actividades y el cierre de locales del brazo político de ETA por tres años. La ejecución de tales medidas fortalecen, sin duda, nuestro Estado de Derecho y otorgan mayor legitimidad, credibilidad y respeto a un Estado que quizás debía haberse planteado antes esta vía para detener el crecimiento de la lacra terrorista en nuestro país.

La suspensión y futura ilegalización de Batasuna es un paso importante en el camino para derrotar a ETA. Se ha dicho, sin embargo, en infinidad de ocasiones que la lucha contra el terrorismo de ETA es difícil porque se trata de una estructura compleja en la que juegan su papel la amenaza política y el apoyo de todo un conglomerado de formaciones, asociaciones, empresas e instituciones que la financian; de pistoleros, comandos logísticos, encubridores, violentos, agitadores e incluso medios de información afines a los postulados de los terroristas. Combatir los fines de ETA depende, por tanto, del mayor o menor éxito que tenga el plan de acción global que deben poner en marcha fundamentalmente los Gobiernos y los ciudadanos de España y Unión Europea para enfrentarse a todo ese entramado con medidas políticas, legislativas, judiciales, policiales y económicas que erradiquen para siempre el terrorismo etarra.

Pues bien, desde hace ya algún tiempo se están distribuyendo a través de internet comunicaciones en las que se dice que existen empresas dentro del entramado industrial y económico vasco que simpatizan y apoyan a la banda terrorista ETA, entre las que destaca la poderosa cooperativa Mondragón Corporación, localizada geográficamente en localidades de fuerte implantación abertzale y en la que se integran empresas tan familiares para todos como el grupo Eroski y su filial de supermercados Consum, así como marcas de electrodomésticos como Fagor o Edesa. Se ha dicho que cada vez que compramos en Eroski y su filial Consum, o bien cuando adquirimos electrodomésticos producidos por Fagor o Edesa estamos ayudando y financiando a empresas cuya mayoría de trabajadores son votantes de Batasuna, haciendo que prosperen áreas geográficas de fuerte implantación etarra.

Nosotros hemos querido comprobar lo que pudieran tener de cierto estas afirmaciones. Y para ello, hemos realizado un estudio estadístico de las empresas que entre los meses de enero de 2.000 y junio de 2.001 se han venido anunciando en el diario proetarra Gara, que de alguna forma apoya los intereses de ETA y le sirve como mecanismo de comunicación y control social. Los resultados de nuestro estudio causan, desde luego, sorpresa, decepción e indignación. Empresas de ámbito nacional como la cadena de hipermercados Eroski y la agencia de viajes que lleva el mismo nombre se han anunciado no menos de 71 veces en el diario abertzale. Vergonzoso resulta que Viajes Halcón lo haya hecho en al menos 58 ocasiones, que también haya insertado su publicidad la cadena de accesorios deportivos Forum, la marca de electrodomésticos Fagor; o que incluso Coca-Cola o la marca de ropa surfero-deportiva Reef hayan permitido que sus filiales vascas contraten publicidad en las revistas Algara y Surf Prest, que se adquieren con el Diario Gara algunos fines de semana. Muy preocupante resulta también que los Consejos de Administración y apoderados de grandes empresas eléctricas hayan permitido que se financien las actividades del diario proetarra con la publicación, en no menos de 16 ocasiones, de anuncios y avisos a sus clientes.

¿Es que acaso no existen en la comunidad vasca otros periódicos de mayor tirada que pueden dar a conocer dichos mensajes a sus clientes? Y qué decir de los concesionarios oficiales de NorteKar, Auto-Hernani (Opel), Auto Suecia (Volvo), Mugarri (Ford) o Motor Zamora S.A. (Citröen), que han colocado módulos de publicidad todos y cada uno de los días que cubren el período de enero de 2.000 a junio de 2.001, habiéndolo hecho también -aunque en menor medida- los concesionarios de Menabi (Skoda), Hogei (Fiat) o Auvol (Volskwagen). Creemos que los directivos en España de estos gigantes automovilísticos deben, cuando menos, pedir explicaciones a sus concesionarios vascos pues, a nuestro juicio, se ha dañado seriamente la imagen de unas empresas que pueden perfectamente llevar a cabo sus campañas de publicidad y desarrollar sus planes de marketing en otros medios. Nos hemos llevado también las manos a la cabeza al descubrir que organizaciones respetables como Amnistía Internacional o Unicef se han anunciado en Gara (la primera de ellas a toda página) no menos de 35 y 16 veces, respectivamente. Muy mal asesoradas nos parece que están estas dos organizaciones en España. Por no hablar de la muy triste y vergonzosa publicidad de clubes deportivos como Osasuna o Athletic de Bilbao, que se han anunciado no menos de 58 veces en las páginas deportivas del Diario Gara. ¿Es que nada tienen que decir la Federación Española de Futbol y los socios y abonados de estos clubes?

Finalizamos con música y empresas e instituciones vascas. Grupos como La Polla Record, Su Ta Gar o Soziedad Alkoholika se han anunciado no menos de 10 veces en las páginas de Algara, siendo además las letras de las canciones del último de ellos, cuando menos, sospechosas de delitos continuados de apología del terrorismo etarra. Y empresas e instituciones que pagan todos los vascos, vascas, navarros y navarras, tales como Euskaltel, ETB, Radio Euskadi, Cámara de Comercio de Bilbao, BBK, Kutxa, Caja Laboral, Caja Navarra, Caja Rural de Navarra y Caja Vital se han anunciado también repetidamente en las páginas de estos periódicos.

Si tenemos en cuenta que el coste por semana de la publicación en Gara de un módulo era, durante el período de enero de 2.000 a junio de 2.001, de unas 20.500 pesetas, el de tres módulos de 48.500 y el de cuatro módulos de 62.500 pesetas, pues imagínense. No queremos ni pensar el monto total que en publicidad se han gastado estas empresas en el Diario Gara, contribuyendo con ello, directa o indirectamente, al apoyo de una banda terrorista que ha segado la vida en nuestro país a cerca de mil personas.

Acabamos ya. El derecho a la vida, a vivir libre de miedos y temores, así como la libertad y seguridad que ETA lleva tratando de arrebatarnos durante ya más de treinta años, valen mucho pero cuestan mucho más. Es responsabilidad de todos, no sólo de nuestro Gobierno, luchar en la medida de nuestras posibilidades para derrotar al terrorismo, no sólo solidarizándonos con las familias de víctimas de ETA sino también colaborando con los Gobiernos en la ejecución de las medidas apuntadas más arriba. Nos parece, en este sentido, que la dirección de las empresas antes mencionadas deben dar una explicación y corregir una situación que está dañando gravemente su imagen ante los españoles. De lo contrario, no creemos que haya muchos españoles que sigan lamentando los continuos atentados de ETA, ya que acabarán pensando que no pueden hacer nada. De los ciudadanos y ciudadanas de este país dependerá que queramos seguir haciendo negocios o comprar a empresas que de alguna manera ayudan a canalizar el irracional mensaje de la organización terrorista ETA, así como a financiar sus crímenes.

Luis y Daniel Portero son hijos del fiscal jefe del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, asesinado por ETA el 9 de octubre de 2000

Número 13-14

X Jornadas Liberales Iberoamericanas

Mesa redonda sobre inmigración

Intelectuales

Varia

Ideas en Libertad Digital

Reseñas

El rincón de los serviles

0
comentarios