Menú

La Ilustración Liberal

Ideas en Libertad Digital

EEUU: dos caras de la migración

0

La migración de un lugar a otro siempre ha significado, más allá de ideologías y creencias políticas, que el lugar desde donde se emigra ofrece menos oportunidades económicas y menos libertades políticas que hacia adonde se va. En Estados Unidos hay quienes quisieran frenar completamente la inmigración, olvidando que la grandeza de ese país siempre se basó en los inmigrantes que llegan siglo tras siglo. Hay quienes afirman que en Estados Unidos explotan al inmigrante con bajos salarios y sin protección laboral. La realidad nos demuestra que tanto para Estados Unidos como para los países de donde emigran, principalmente América Latina, las migraciones han sido positivas.

Las remesas de dinero que mandan los trabajadores mexicanos desde Estados Unidos a sus familiares compiten en monto con el dinero recibido por el turismo y las exportaciones de petróleo, representando más del doble del dinero de las exportaciones agrícolas mexicanas.

Las remesas de los trabajadores mexicanos desde Estados Unidos han logrado inyectar en muchas ocasiones más recursos a los campesinos pobres que los programas gubernamentales. Ese fenómeno se repite en Guatemala, El Salvador, Honduras y Ecuador.

Para Estados Unidos, la mano de obra de los inmigrantes, legales e ilegales, es fundamental para mantener su productividad, la competitividad internacional y evitar la quiebra de su sistema de pensiones y cuidados médicos estatales, debido a que cada día son más los pensionados y menos los americanos en edad de trabajar.

Los inmigrantes, en un 95% trabajadores activos, han evitado la quiebra del sistema de pensiones y han permitido la viabilidad y competitividad de muchas de sus industrias. Sin los inmigrantes, Estados Unidos se enfrentaría a escasez y aumento del costo de mano de obra, lo cual generaría insostenibles déficit en su balanza comercial.

Los tratados de libre comercio han demostrado que el libre movimiento de mercancías, como en la Unión Europea y el TLC/NAFTA, es beneficioso a todos los países participantes, pero faltan todavía algunos años para demostrar claramente que el libre movimiento de personas también impulsa la prosperidad general en todos los países que participan en ese mercado laboral que, al igual que el de mercancías, entre más libre más beneficioso para todos los que buscan vivir mejor, en una sociedad de intercambios libres y honestos.

© AIPE Luis Pazos es presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados de México.

Número 12

La Escuela de Salamanca

Ideas en Libertad Digital

Retratos

Reseñas

0
comentarios